Comienza deliberación en juicio a presunto violador en serie de Florida

Miami, 25 ene (EFE).- El jurado responsable de pronunciarse sobre el caso de Robert Koehler, de 63 años, presunto violador en serie que habría abusado sexualmente de cerca de 45 mujeres en el sur de Florida (EE.UU.) durante la década de 1980, comenzó a deliberar este miércoles tras escuchar las últimas alegaciones de la Fiscalía y la defensa.

Los miembros del jurado escucharon los argumentos definitivos para el caso que se sigue, el de una mujer, actualmente de 65 años, supuesta víctima de una agresión sexual por parte de Koehler en el condado de Miami-Dade un 28 de diciembre de 1983, cuando tenía 25 años.

El juicio ha acaparado la atención mediática por sospecharse que Koehler es el famoso "violador de la funda de almohada", que fue detenido gracias a pruebas de ADN en 2020.

Koehler, que durante el juicio compadeció en silla de ruedas y envejecido, respondió con sendas negativas a la pregunta de la fiscal sobre si era el autor de la violación y secuestro de la mujer.

Koehler, que de ser encontrado culpable pasará en prisión el resto de su vida, está acusado de agresión sexual, secuestro y actos de barbarismo.

El magistrado de circuito de Miami-Dade Daryl E. Trawick, quien preside el caso, escuchó junto al jurado los argumentos esgrimidos por la fiscal estatal adjunta, Laura Adams, y la representante de la defensa, la letrada Damaris Del Valle, y pidió al jurado que empiece a deliberar.

PRUEBA DE ADN

La fiscal resaltó que la prueba de ADN realizada demuestra que Koehler fue el autor del abuso sexual, además de insistir en que aterrorizó a su víctima con la ayuda de un arma.

"Aterrorizó a una mujer inocente en su casa", dijo Adams durante su declaración final, por lo que pidió al jurado que no dude en declarar a Koehler culpable.

"La comunidad y esta mujer merecen justicia", dijo la fiscal, tras reiterar que la amenaza de muerte y la humillación estuvieron presentes en todo momento.

La fiscal resaltó que la evidencia de ADN de este caso de 1983 era irrefutable, a pesar de que Koehler testificó bajo juramento el lunes que fue víctima de un complot criminal que supuestamente involucró la manipulación de sus restos genéticos por parte de la Policía para incriminarlo.

Del Valle, en su turno, aseguró que la Fiscalía no había sido capaz de probar al cien por ciento la culpabilidad de Koehler.

NO COINCIDEN TODAS LAS PRUEBAS

La abogada defensora matizó que, si bien el ADN coincide, no todas las pruebas lo hacen, por lo que, destacó, ante "la duda razonable" del caso el jurado debería declarar su inocencia".

"Cooperó con la Policía" tras su detención, sostuvo Del Valle, que además sostuvo que existen algunas inexactitudes entre las características físicas de Koehler y el autor de los hechos que dio la víctima.

El acusado, durante la intervención, además de negar el secuestro y violación de la mujer, acusó a agentes de policía del condado de Miami-Dade de supuestas torturas.

Koehler llegó a decir que los policías habrían manipulado las pruebas para hacer que la prueba de ADN saliera positiva.

Los detectives usaron el ADN del hijo de Koehler para asociarlo con las violaciones.

Tras las pruebas de ADN, las autoridades comprobaron que coincidía con el sospechoso de 8 casos de violación denunciados, entre otros el caso del juicio de hoy.

CASO QUE SE REMONTA A 1984

El caso tiene su origen en 1984, cuando una mujer que vivía en un apartamento en Pompano Beach (Florida) fue violada a punta de cuchillo por un hombre que irrumpió en su apartamento.

Tras esa violación se registraron docenas de denuncias de agresiones sexuales similares.

La Unidad de Casos Abiertos avanzó en las pesquisas después de que en 2019 iniciara una investigación de miles de casos de agresión sexual de la década de 1980 y conectara varios casos similares.

El caso fue muy mediático en la época, pero ante falta de pruebas quedó en el olvido hasta ahora. E

(c) Agencia EFE