Sin comida, agua ni luz, Nueva Esperanza pide auxilio

·2  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., septiembre 13 (EL UNIVERSAL).- El agente municipal de Nueva Esperanza, Orestes Marín García, en el municipio de Guevea de Humboldt, pidió auxilio al gobierno de Oaxaca para que atienda las necesidades de esa población incomunicada por los caminos destrozados, a consecuencia de las lluvias registradas desde la semana pasada en la sierra zapoteca-mixe del Istmo de Tehuantepec.

"Necesitamos unas 300 despensas, pedimos que la CFE repare tres postes dañados por las lluvias y que el gobierno de Oaxaca arregle la tubería de agua que se afectó con tanta lluvia. El presidente de Guevea, Rubén Ortiz, no atiende nuestras peticiones", acusó el agente municipal, quien explicó que los caminos averiados no permiten la salida de los pobladores.

Esta autoridad acudió a Ciudad Ixtepec, el municipio donde se abastecen unas 12 poblaciones de la sierra zapoteca-mixe, situado a unas dos horas de camino, con el propósito de entregarle a algún funcionario del gobierno oaxaqueño y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) las peticiones de ayuda.

El 10 de septiembre pasado, el residente de Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO), Jaime Ordóñez, acudió a la cabecera municipal de Guevea de Humboldt a proporcionar vales de diesel para que las autoridades auxiliares arreglen el camino. "No tenemos maquinaria y tampoco dinero para rentarla", respondieron los agentes municipales.

Días antes, las autoridades de las agencias de Guevea de Humboldt, como Xicapextle, La Cumbre, Guigovelaga, Xadani Progreso, Cuajinicuil, Porvenir, Lindavista y Reforma demandaron la intervención de los funcionarios de CAO para reparar los caminos de terracería, afectados por las intensas lluvias.

Funcionarios del gobierno de Oaxaca informaron que este martes terminaron de subir cuatro máquinas a la zona zapoteca-mixe, con el propósito de rehabilitar, a partir de mañana, los caminos destrozados por las lluvias que continuarán en gran parte del territorio oaxaqueño, según reportes de la Coordinación Estatal de Protección Civil.