Comicios en Virginia, prueba pos-Trump para los demócratas

·2  min de lectura
VIRGINIA-DEMOCRATAS-ELECCIONES (AP)
VIRGINIA-DEMOCRATAS-ELECCIONES (AP)

Durante cuatro años, nada unió a los demócratas como el afán de echar a Donald Trump de la Casa Blanca. Ahora parecen desconcertados frente a qué hacer sin él.

Los demócratas en Virginia buscan a toda costa evitar el desastre en las elecciones estatales para gobernador, la contienda más competitiva desde que Trump dejó la presidencia.

Estos comicios reñidos, lo cual sorprende, han expuesto la gran dependencia que Trump representaba para los demócratas como mensaje y elemento motivador.

Sin Trump en las mentes de muchos y los vientos en contra provenientes desde Washington, funcionarios demócratas han manifestado en privado su temor a que puedan perder su primera elección estatal en Virginia en más de una década.

Las encuestas han virado en las últimas semanas a favor de Glenn Youngking, una cara nueva republicana, en tanto que el demócrata Terry McAuliffe exgobernador y cercano aliado del presidente Joe Biden ha tenido dificultades para energizar a sus bases a medida que ha disminuido la popularidad del mandatario.

Los republicanos, consumidos por las disputas internas y la crisis cuando Trump estuvo en la presidencia, se volvieron de súbito optimistas de que puedan ganar en un estado que el otrora mandatario perdió por 10 puntos porcentuales el año pasado.

“Virginia es un estado muy pintado de azul (demócrata), no considero a Virginia un estado púrpura, así que nuestra presencia en esta reñida contienda dice mucho sobre el estado de nuestro país y la popularidad de Biden”, afirmó la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel.

Una derrota en la contienda para gobernador en Virginia, considerada un indicador del rumbo de las elecciones de medio período, podría causar pánico entre los demócratas más allá de Virginia.

El partido sopesa con cautela sus posibilidades para los comicios del año entrante con las que se decidirá el control de la Cámara de Representantes y el Senado y en las legislaturas estatales.

Jaime Harrison, presidente del Comité Nacional Demócrata, reconoció que una derrota de McAuliffe sería un escenario “apocalíptico”. Sin embargo, señaló que los demócratas de Virginia darán la victoria a McAuliffe.

“No ando corriendo con mi pelo en llamas, no en este momento”, afirmó.

Cualquiera que sea el resultado, los elementos de la contienda serán analizados para entender qué influyó o no entre los electores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.