El comerciante de Once dijo que tuvo "relaciones consentidas" con la joven venezolana

LA NACION
·6  min de lectura

Irineo Humberto Garzón Martínez, el comerciante acusado de haber drogado y abusado de una joven venezolana de 18 años en su local del barrio porteño de Balvanera, negó hoy los cargos ante la Justicia, acusó a la denunciante de mentirosa y dijo que no le dio ninguna sustancia y que tuvieron relaciones consentidas, informaron fuentes judiciales y su propio defensor.

El acusado dio su versión de los hechos e intentó desacreditar el relato de la víctima. "Mi defendido niega haberle dado droga y el abuso, y cuenta una versión completamente diferente. Él afirma que hubo relaciones sexuales, pero consentidas, a diferencia de ella, que dice no recordar absolutamente nada", dijo a LA NACION el abogado Osvaldo Cantoro, luego de la declaración de su cliente.

Y agregó: "La joven tenía la intención de cobrar el favor sexual; primero le pidió 5000 pesos, después se lo bajó a 4000, pero como él le dijo que no pagaba por eso, le volvió a pedir 5000".

Escándalo judicial: otro revés para el fiscal acusado de ser jefe de una banda que robaba cargamentos de droga

Thays Campos, la madre de la joven, se descompensó en la puerta de los Tribunales al enterarse de lo que había dicho Garzón Martínez. Minutos antes le había pedido a la jueza Karina Zucconi la detención del imputado. "Que haga lo que corresponde, que es encarcelar a este violador. Las pruebas las tienes Karina, entonces haz tu trabajo, por favor", dijo.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

El abogado querellante, Pablo Baqué, dijo a LA NACION: "Nosotros no vamos a colaborar con la estrategia de confundir a la sociedad. Por lo tanto, no vamos a sumarnos a discutir fantasías planteadas para mejorar la situación procesal del autor de un delito aberrante". Y agregó: "Este es un caso de flagrancia que pretende ser disfrazado. Pero la verdad no puede ocultarse frente a todo el material probatorio que obra en la causa y a los testimonios de otras mujeres que comenzaron a aparecer y que van a dar su palabra".

Lo que declaró Garzón Martínez es otro golpe para la joven, que había empezado a esbozar sus primeras sonrisas por las muestras de solidaridad que recibió en los últimos días y que quedó "destrozada" tras enterarse de las declaraciones de Garzón Martínez, según pudo saber LA NACION.

Durante la declaración, según Cantoro, Garzón Martínez brindó todos los detalles de lo que ocurrió ese día y la noche anterior, en la que el comerciante la invitó a cenar al considerar que esa era la mejor manera de conocer a una persona. Contó que Thays Campos le envió un mensaje diciéndole que su hija no iba a poder asistir porque estaban con unos temas personales, y que la joven lo llamó más tarde para disculparse de que no podía salir a cenar. "Se despidió de él de una manera un poco extraña para una persona que va a pedir trabajo, ya que le mandó un mensaje de WhatsApp diciéndole 'chau mi amor' y le mandó corazoncitos", relató Cantoro.

El letrado defensor también acusó a la denunciante de haber "fingido" su salida supuestamente drogada del local. "Tengo que reconocer que la actuación yo la postulo para el Oscar, porque dos minutos atrás estaba corriendo en la escalera buscando la ropa para cambiarse". Según explica, fue la joven la que le pidió a Garzón Martínez que esperara para abrirles la puerta a los policías porque necesitaba cambiarse.

También afirmó que fue ella quien le pidió quedarse en el local porque su madre, más tarde, le iba a llevar la llave. También explicó Cantoro que la chica le preguntó a su cliente si tenía algo para tomar y que "él le ofreció jugo, pero ella le pidió algo más fuerte y ahí él le ofreció vodka".

"Ya el delincuente le arruinó la vida, ahora la defensa despliega una estrategia con la que buscan aumentarle el daño", dijo Baqué. El letrado querellante lamentó que la víctima no haya podido ver a la jueza. "Siento que el delincuente tuvo 'el privilegio' de verla dos veces; la jueza, en este punto, también eligió", sostuvo.

En los próximos días el querellante Baqué acercará a la fiscalía el testimonio de otras dos posibles víctimas, que denunciarán al comerciante por situaciones similares a las relatadas por la venezolana. Al respecto Cantoro dijo: "Aparentemente aparecieron otras chicas, espero que nadie instigue a nadie el falso testimonio. Espero que justo digan la fecha en que mi defendido se encontraba en Buenos Aires porque si no puede ser grave"

Denuncias contra la jueza

De manera simultánea se presentaron en el Consejo de la Magistratura dos denuncias por presunto mal desempeño contra la jueza Zucconi por haber procesado sin prisión preventiva a Garzón Martínez por el delito de abuso sexual agravado con acceso carnal. Una, del consejero Diego Marías, quien solicitó suspender a Zucconi y formular una acusación ante el Jurado de Enjuiciamiento. La otra, por el diputado Pablo Tonelli (PRO-Capital), también consejero de la Magistratura. Ambos hicieron mención al "mal desempeño de sus funciones" por haber dejado en libertad al comerciante a pesar de que había dudas sobre su arraigo; es que Garzón Martínez dijo que vivía con su hermana en el barrio de Mataderos, pero ella lo negó y afirmó, en cambio, que el acusado vivía en el local de Paso 693, que está cerrado desde el día del hecho.

Además, el consejero Marías citó que la magistrada no tuvo en cuenta "el riesgo de fuga en este caso", ya que dejó de lado otras pruebas como que "el imputado intentó retirarse del lugar cuando los preventores [la Policía de la Ciudad] ingresaron en el local y no abrió la puerta del inmueble cuando la policía llamó".

El abogado defensor niega la versión de que Garzón Martínez se haya querido escapar. "Un local que tiene una sola puerta de entrada, con un montón de policías afuera... que me expliquen entonces por dónde mi defendido se quiso escapar", afirmó.

Voceros judiciales indicaron a la agencia de noticias Télam que Zucconi ya delegó la instrucción del expediente en la fiscal Silvina Russi, quien ya solicitó y puso en marcha una serie de medidas, entre ellas, que la propia víctima y su madre declaren mañana en la sede de la fiscalía en lo Criminal y Correccional N°41.

La fiscal Silvana Russi y su colega Mariela Labozzetta apelaron la decisión de Zucconi de no dictar la prisión preventiva del sospechoso. Las representantes del Ministerio Público resaltaron: "La revocación de su libertad es el único medio útil para asegurar los fines del proceso, la integridad de la víctima y el cumplimiento de los compromisos del Estado argentino en el ámbito del derecho internacional de los derechos humanos de las mujeres". El jueves será la audiencia oral en la Sala I de la Cámara del Crimen, donde el fiscal de Cámara Ricardo Sáenz mantendrá y defenderá la apelación de ambas fiscales.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La declaración del acusado también causó indignación en los familiares y allegados de la víctima, que hoy se manifestaron nuevamente en la puerta del Palacio de Tribunales para pedir justicia.