El delito que puedes cometer en el supermercado casi sin darte cuenta

·5  min de lectura
Si no deseas meterte en problemas, espera a pagar tus alimentos en la caja del supermercado antes de abrirlos y comerlos. (Getty Images)
Si no deseas meterte en problemas, espera a pagar tus alimentos en la caja del supermercado antes de abrirlos y comerlos. (Getty Images)

Me pasaba con frecuencia cuando iba con alguna de mis hijas al supermercado y las sentaba en el asiento de los carritos. Yo intentaba hacer la compra semanal a la velocidad del rayo, mientras la chiquilla se empeñaba en abrir un paquete de galletas antes llegar a la caja a pagarla.

Ir soltando migas como Hansel y Gretel por los pasillos no me parecía nada divertido, además de que me angustiaba la solo idea de que apareciera algún empleado a regañarnos. Pero reconozco que en más de una ocasión, arranqué una uva de un racimo para probar si estaba dulce cuando llegaba a la sección de los productos frescos. Y a diferencia de las golosinas, no hay manera de reponer el peso de la uva engullida al llegar al mostrador.

Ahora resulta que ese acto inocente de comer productos dentro del supermercado es ilegal. O al menos así lo considera Rachel Adamson, una experta en derecho penal británico que fue consultada sobre cómo podemos quebrantar la ley sin advertirlo en una tienda de alimentos.

"Aunque tengas la intención honesta de pagar por una barra de chocolate que te comiste mientras comprabas en el supermercado, aún sigue siendo técnicamente ilegal según la sección 6 de la Ley de Robos de 1968", expresó Adamson.

Aseguró que comprar el producto en la caja es lo que transfiere la propiedad del producto, que pertenece al comerciante, a ti. Y sólo cuando la venta está concluida es que tienes el derecho legal de consumirlo o usarlo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

"Si te comes el chocolate antes de poseerlo legalmente, estás privando al dueño de manera permanente de su derecho al producto. Él ya no podrá negarse a venderlo o sacarlo de los anaqueles", explicó la abogada.

Desde su perspectiva, comer algo en el súper antes de pagarlo es como redecorar una casa antes de firmar un contrato de compra o pintar un coche cuando todavía está en exhibición. "Aunque tengas la honesta intención de comprarlo, no debes alterar o usar algo que no es tuyo".

Las personas en redes sociales dijeron que la costumbre de "picar" en los supermercados es una técnica de supervivencia cuando uno compra con niños pequeños. Y yo me sumo a regañadientes a esa tendencia.

Un usuario dijo: "Algunas veces como o tomo algo cuando camino por la tienda. Pero también es lo primero que pago. Nunca he dejado de pagar algo que mis hijos o yo hemos abierto en la tienda".

Otros dijeron que es lo mismo que ir a un restaurant, ordenar el menú, comerlo y pagar por la cena. Yo difiero porque el dueño de un restaurant ofrece de manera voluntaria los alimentos con el acuerdo tácito de que al terminar hay que pagar por ellos. Mientras que en el supermercado, uno toma el alimento sin preguntar a nadie.

Algunos escrupulosos critican la práctica no por razones legales sino sanitarios. "También es un asunto de seguridad. Las personas suelen ser descuidadas y al derramar alimentos o líquidos puede ocasionar fácilmente que alguien caiga".

Mientras que la opinión de los que trabajan en el sector de alimentos es categórica: comer antes de pagar es robar.

"Como gerente de una tienda de alimentos, considero que es robar si comes antes de pagarlo. Si tienes hambre, paga primero por lo que deseas comer y luego sigue comprando", indicó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las interpretaciones legales

España castiga con firmeza a las personas que roban comida en los supermercados pero posiblemente no considerará un ladrón a quien se coma una barrita energética dentro de un supermercado.

Primero hay que diferenciar un hurto de un robo desde la perspectiva legal.

"Un hurto consiste en la sustracción de un bien ajeno sin emplear violencia, fuerza o intimidación. Por tanto, engloba todo tipo de acciones como, por ejemplo, quitarle la cartera a alguien en el metro sin que se dé cuenta, llevarse comida del supermercado sin pagarla e, incluso, entrar en una casa y apropiarse de objetos en su interior, siempre y cuando no se haya forzado ninguna puerta o ventana", definió la cooperativa Red Jurídica.

Mientras que un robo es apropiarse de bienes ajenos empleando fuerza (el forzamiento o rotura de puertas, ventanas o cualquier otro medio de acceso), violencia (física) o intimidación (verbal o gestual). Incluye conductas como romper una ventana y entrar en un inmueble para robar bienes, apuntar a alguien con un arma o pegar un tirón de bolso y salir corriendo.

Entonces si se te ataca el hambre en un supermercado y no puedes resistir la tentación de abrir un paquete de golosinas quizás incurras en un hurto pero no en un robo.

En México la cosa cambia porque sus leyes no contemplan la diferencia entre un hurto y un robo

El artículo 367 del Código Penal Federal de México establece que se comete el delito de robo cuando "el que se apodera de una cosa ajena mueble, sin derecho y sin consentimiento de la persona que puede disponer de ella con arreglo a la ley".

Si tienes la intención genuina de pagar por lo que comiste probablemente no sea considerado un robo, pero si sales de la tienda y se te olvida pagar por lo que consumiste, aunque sea por un despiste, estarás robando.

Tienes que tener muy en cuenta que el caso de la fruta es distinto porque se venden según su peso. Si te comes el chocolate y conservas el papel, la cajera podría cobrarte exactamente el precio registrado y el sistema eliminará el producto de su inventario. Pero si te vas comiendo las uvas en el trayecto a la caja, el racimo pesará menos cuando llegues a la caja y habrás cometido un delito.

Fuentes: DorseEcho, Conceptos Jurídicos.

Historias que también te gustarán:

(Video) La fantástica idea para ocupar y alimentar a estas privadas de libertad salvadoreñas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.