Comer pasta tres veces a la semana puede ayudarte a perder peso, según estudio

Científicos canadienses nos acaban de dar una excelente noticia, sobre todo para los que amamos la comida italiana. Muy contrario a lo que se ha creído, investigadores del Hospital St. Michael, de Toronto, aseguran que comer pasta tres veces a la semana puede ayudar a perder peso corporal en vez de hacernos ganar más.

Las pastas en general tienen tiene un IG bajo, por lo que provocan menores aumentos en los niveles de azúcar en la sangre, en comparación con otros carbohidratos refinados, como el arroz y el pan blanco. (Foto Getty Creative)

La pasta ha ganado mala fama por ser considerada una bomba calórica, aunque varios estudios han demostrado lo contrario.

En uno de estos, el Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed en Pozzilli (Italia), demostró que su consumo está asociado con la reducción del índice de masa corporal (IMC).

Ellos aseguran que las pastas consumidas con moderación no engordan. De hecho, reducen el riesgo de hacernos padecer obesidad general y abdominal.

“La pasta a menudo se considera poco adecuada cuando se desea bajar de peso y algunas personas la descartan por completo de sus comidas", refiere Licia Lacoviello, jefa del laboratorio de Biología Molecular y Epidemiología Nutricional del Instituto Neuromed.

Al igual que los científicos italianos, los canadienses apuntan hacia la misma conclusión: comer pasta no engorda. Al contrario, ayuda a perder peso.

Según la nueva investigación canadiense, publicada en BMJ Open, la suposición de que comer pasta nos puede engordar puede ser infundada, tras examinar 30 ensayos controlados aleatorios en los que participaron 2,488 personas que se dedicaron a comer este alimento tres veces por semana en lugar de otros carbohidratos y mantener una dieta de bajo índice glucémico (IG).

El seguimiento de esta dieta fue un detalle crucial para el estudio, destacaron los autores del estudio, ya que una dieta con bajo IG clasifica los alimentos según la velocidad con la que nuestros cuerpos los descomponen para formar glucosa.

Una dieta de bajo índice glucémico

Las dietas bajas en carbohidratos, como Whole30 y Keto, son muy populares, y muchas personas suponen que deben evitar comer demasiada pasta, junto con otros carbohidratos refinados, si quieren perder peso.

Pero estos científicos explicaron que las pastas en general tienen un IG bajo, por lo que provocan menores aumentos en los niveles de azúcar en la sangre, en comparación con otros carbohidratos refinados, como el arroz y el pan blanco.

Para llegar a estas conclusiones, las personas que participaron en el estudio canadiense comieron en promedio 3.3 porciones de pasta por semana. Cada porción era el equivalente a media taza de pasta cocida.

Contrariamente a las preocupaciones, la pasta puede ser parte de una dieta saludable. ( Foto Getty Creative)

Durante el seguimiento de esta dieta, los investigadores encontraron que los participantes en realidad perdieron unos 0.5 kg (1.1 lb) durante las 12 semanas que duró el experimento.

"El estudio encontró que la pasta no contribuyó al aumento de peso o al aumento de la grasa corporal", expuso el doctor e doctor John Sievenpiper, autor principal y científico clínico del Centro de Nutrición Clínica y Modificación de Riesgos del St. Michael.

"De hecho, el análisis en realidad mostró una pequeña pérdida de peso. Por lo tanto, contrariamente a las preocupaciones, tal vez la pasta puede ser parte de una dieta saludable, como una dieta con IG bajo”, abundó este experto.

También en las conclusiones aseguró que “la pasta en el contexto de patrones dietéticos de IG bajo no afecta negativamente la adiposidad e incluso reduce el peso y el índice de masa corporal, en comparación con los patrones dietéticos de IG más altos".

Aunque los científicos aseguran que aún se necesitan más investigaciones, sin duda esta noticia resulta más que buena para los que adoramos las recetas italianas y más en estas fechas cuando nos volvemos muy creativos en la cocina y abundan las festividades para comer pastas a nuestras anchas.