Qué tan cierto es que comer un bolillo te quita el susto

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 19 (EL UNIVERSAL).- El miedo es un estado de ánimo que todos hemos experimentado y que, muy probablemente, te han dicho que se quita comiendo bolillo. Así es, abuelas y mamás aseguran que funciona.

Sin embargo, ¿es verdad que el bolillo quita el susto o es solo un mito? En esta nota te lo contamos.

"En mi cultura, a la enfermedad se llama susto, susto de emociones (...) Es por las emociones, que llamamos susto, que el cuerpo se descontrola, se enfría o se calienta. Toda emoción se vuelve física. Nosotros decimos: te curas porque regresa el alma a tu cuerpo" - Ángela Méndez Hernández, Curandera zapoteca.

El "susto" es una manifestación, muy mexicana, del miedo y curarlo es una tradición ancestral de los terapeutas otomíes.

Los otomíes curaban de espanto -o susto- mediante el sudor. Para ello recurrían a preparar una base de alcohol mastuerzo con otras hierbas y sobaban al paciente de la cabeza a los pies, hasta que tronaran y posteriormente cubrían al paciente y se le dejaba descansar: es en este paso cuando la sudoración comenzaba.

El miedo, de acuerdo con el investigador Wulf Haubensak, es la asociación de estímulos con amenazas que se manifiestan con comportamientos defensivos

De acuerdo con la Medicina Tradicional de México, se aconseja comer pan duro -bolillo- o incluso una tortilla fría. Esto porque el susto se manifiesta en el estómago y no es nada recomendable tenerlo vacío ya que los jugos gástricos incrementan. El bolillo o la tortilla ayudan a asentar el estómago, es por eso que se recomienda, pero igual lo hacen otros alimentos.

El bolillo en realidad no tiene aportaciones mágicas como se cree, pero los terapeutas recomiendan comer algo que asiente el estómago luego de pasar un susto para aminorar la secreción de jugos gástricos, pero puedes comer algo sólido, no necesariamente un pan.

El espanto puede traer efectos negativos en la salud como ansiedad, diabetes y en algunos casos artritis, es mejor acudir a un especialista luego de vivir un evento traumático.