El comentario de Biden sobre el futuro de Putin “podría complicar las cosas”, dice el exdirector de la CIA

·4  min de lectura

Las palabras improvisadas del presidente Joe Biden sobre Vladimir Putin han provocado muchas reacciones en Washington y se han convertido en el blanco de las críticas de los líderes mundiales y de los expertos, que afirman que sus palabras podrían exacerbar las tensiones y endurecer la decisión de Putin.

El general (retirado) David Petraeus se convirtió el domingo en uno de los más destacados críticos de la afirmación de Biden de que el ruso Putin “no puede permanecer en el poder” en una entrevista con el programa This Week de la cadena ABC, señalando al presentador invitado Jon Karl que el momento no se le escaparía a Putin. Las declaraciones del presidente se produjeron durante su visita a Polonia, primera línea de la OTAN en la invasión de Ucrania, donde Biden advirtió a Rusia de que no debía pisar ni un centímetro del territorio de la OTAN.

Los ayudantes de la Casa Blanca pasaron las siguientes horas afirmando a los periodistas que Biden no había pedido un cambio de régimen en Rusia.

“El Presidente expresó que no se puede permitir que Putin ejerza el poder sobre sus vecinos o la región”, explicó un funcionario de la administración a los periodistas. “No estaba hablando del poder de Putin en Rusia, ni del cambio de régimen”.

Estos comentarios no aliviarán a Putin, de quien Petraeus dijo que era un estudioso de los esfuerzos del gobierno de EE.UU. por derrocar a los gobiernos que se consideraban hostiles a los intereses estadounidenses.

Petraeus afirmó que “esto jugará a su favor”, y añadió que podría “complicar las cosas” en el momento en que Ucrania intente alcanzar un final pacífico de la guerra que se prolonga desde hace más de un mes.

Petraeus, que también fue director de la CIA bajo la administración de Obama, no vio su opinión compartida por el exdirector del Departamento de Seguridad Nacional bajo Obama, Jeh Johnson. Johnson participó en el programa Meet the Press de NBC, donde declaró que él no habría dado instrucciones a sus ayudantes para que se retractaran de la declaración, como hicieron los ayudantes de Biden en las horas posteriores a su discurso.

“Yo no me habría retractado”, comentó Johnson, y añadió sobre Putin: “Es un criminal de guerra. Está masacrando a mujeres y niños inocentes. Ha invadido ilegalmente Ucrania. Y tiene el mando y el control de las armas nucleares”.

Las advertencias de Petraeus iban más en la línea de las compartidas por el presidente francés, Emmanuel Macron, quien subrayó que “no debemos intensificar las cosas” mientras se intenta alcanzar un acuerdo de paz.

“Yo no utilizaría este tipo de palabras porque sigo manteniendo conversaciones con el presidente Putin”, dijo Macron, según Fox News. “Queremos detener la guerra que Rusia ha lanzado en Ucrania sin que haya recrudecimiento... ese es el objetivo”.

Un portavoz de la Federación Rusa, Dmitry Peskov, rechazó de plano los comentarios de Biden en una declaración a los periodistas en la que afirmaba que el pueblo ruso tendría la última palabra sobre el asunto.

Las declaraciones del presidente fueron ampliamente analizadas por periodistas y expertos en política exterior en las últimas 12 horas y, aunque muchos han coincidido en que las declaraciones no tuvieron tacto ni fueron útiles en general en el desarrollo de la crisis, expresaron su frustración en común sobre el comportamiento errático de Putin en los últimos meses.

“Supongo que se puede llamar a esto una metedura de pata honesta”, declaró Aaron David Miller, de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, al Washington Post en una entrevista, añadiendo: “Este es uno de esos discursos en los que la frase única ahoga en muchos sentidos la intención del discurso. Porque eso es exactamente en lo que se centra la gente”.

EE.UU. anunció su última ronda de sanciones, dirigidas a muchos legisladores del cuerpo legislativo de Moscú, la semana pasada antes de la visita de Biden al extranjero, y el propio presidente habría prometido una “mayor cooperación en materia de defensa” con Ucrania en una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores del país durante el fin de semana.