Comando irrumpe en anexo de Irapuato y se lleva a internos

IRAPUATO, Gto., diciembre 4 (EL UNIVERSAL).- La madrugada de este miércoles, un grupo armado se llevó presuntamente a más de 20 jóvenes de un anexo, en la colonia San Juan de Retana, localizada al sur poniente de la ciudad.

Testigos mencionaron a la Policía Municipal que individuos armados "levantaron" a varios "chavos" de diversas edades, en dos camionetas de doble cabina.

Los jóvenes dormían cuando un comando golpeó el portón de acceso al centro de atención para adictos, ubicado en la calle Enrique Octavo, entre las calles Rey Sol y Rey VII.

En el lugar se indicó que los delincuentes iban por una persona que se encontraban en proceso de rehabilitación, y que además "levantaron" a otros jóvenes.

El presidente municipal, Ricardo Ortiz, señaló que no se tiene una cifra oficial de las personas sustraídas por el comando y que el tema se encuentra a cargo de la Fiscalía General del Estado (FGE).

El Ministerio Público entrevistó la mañana de este miércoles a la encargada del centro, sobre las personas que se encontraban en el lugar y acerca de la mecánica de los hechos, además a la Fiscalía llegaron madres de familia que dijeron desconocer el paradero de sus hijos, quienes eran pacientes del anexo.

El titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Pedro Cortés Zavala, informó que a las 03:35 horas se reportó que varias personas habían sido privadas de su libertad en la irrupción al anexo.

"Hasta el momento no se ha establecido cuántas personas fueron llevadas contra su voluntad, ya que algunos testigos señalan que algunos salieron corriendo", aseveró.

Señaló que desde el momento del aviso, autoridades de los tres niveles mantienen investigaciones para determinar el número de personas que fueron víctimas, además de la operatividad para tratar de localizarlas.

Policías municipales y el Ejército resguardaron el sitio, mientras la FGE se hizo cargo de las indagatorias y preservación del lugar.

La Secretaría de Salud del estado informó que el 31 de octubre pasado, el centro de rehabilitación se dio de alta como Asociación Civil ante riesgos sanitarios para tramitar su aviso de funcionamiento.