Comandante ucraniano teme que pérdida de Starlink sea un "serio golpe"

Cuando Elon Musk amenazó en Twitter con dejar de financiar el proveedor de internet Starlink en Ucrania, pocos se lo tomaron tan en serio como el comandante a cargo de la comunicación en el frente sur.

El hombre más rico del mundo recurrió a la red social, que posteriormente compró, para preguntarse si debía seguir dotando a Ucrania del servicio de internet satelital gratuito.

Pero poco después, el magnate cambió de opinión.

"No importa", escribió Musk luego de que su amenaza inicial creó furor geopolítico y expuso la creciente dependencia del Pentágono de la tecnología espacial privada.

"Aunque Starlink todavía está perdiendo dinero y otras compañías están recibiendo miles de millones de dólares de los contribuyentes, seguiremos financiando al gobierno de Ucrania de forma gratuita", agregó Musk.

Dicho esto, el mayor Roman Omelchenko todavía no está seguro de si el segundo tuit de Musk fue una ironía o si realmente pretende seguir pagando por la principal línea de comunicación del ejército ucraniano.

Lo único que sabe es que la pérdida de Starlink lo dejaría en apuros en medio de la batalla por Jersón.

"Si lo perdemos, sería un golpe serio a nuestra comunicación", advirtió el jefe de comunicación de la 59 brigada en una entrevista realizada en un sitio secreto del frente sur.

- Estatus de culto -

Musk alcanzó estatus de culto en Ucrania al enviar miles de terminales de Starlink en los primeros días de la invasión rusa.

Ucrania tiene ahora 20.000 pequeños discos blancos ocultos a lo largo de la zona de conflicto.

Su importancia creció cuando Rusia comenzó a atacar la infraestructura ucraniana con misiles de largo alcance.

Los apagones suelen afectar la telefonía móvil y complican también la comunicación terrestre.

La otra alternativa para los soldados son los walkie-talkies y los discos satelitales antiguos que requieren más tiempo y esfuerzo para montar.

"Aún tenemos de esos en reserva", dice Omelchenko.

"Pero tienes que ajustarlos constantemente. Starlink se ajusta solo, no tienes que hacerlo manualmente. Es muy simple y muy potente", explicó.

- Indetectable -

Los enlaces de las terminales con la constelación de satélites de Musk son casi indetectables para los rusos, según Omelchenko.

Los discos son conectados a routers básicos que crean pequeños puntos de wifi.

Y es allí donde hay peligro.

Omelchenko dijo que los rusos pueden ubicar la señal de wifi y orientar con ello sus ataques.

Por eso, los puntos deben estar en sitios encubiertos capaces de ocultar la señal de wifi.

Aun así, el sistema entero es muy sencillo de utilizar.

Omelchenko indicó que los soldados pueden establecer una señal funcional en el campo de batalla en cuestión de minutos, lo cual les permite conectarse con todos, desde operadores remotos de drones hasta soldados y comandantes en la zona de guerra.

- "Gracias" -

Muchos interpretaron los tuits de Musk como un intento de presionar al Pentágono para que pague al menos parte del costo de Starlink.

CNN informó de que Musk envió en septiembre una carta privada al Pentágono para pedirle que financie el uso de sus terminales en Ucrania.

El proyecto SpaceX de Musk calculó en 400 millones de dólares el costo de operar el sistema en Ucrania los próximos 12 meses.

Omelchenko dijo que prefiere no adivinar cuáles son las intenciones reales de Musk.

"Él tiene que decidir si sigue pagando o no", comentó el soldado de 45 años.

"En todo caso, yo solo quiero decir gracias. Sigo agradecido porque nos ayudó mucho en la guerra contra el agresor ruso".

zak/dt/yad/mas/avl