Columna: Ni siquiera es el día de las elecciones, pero un programa de radio republicano latino ya está festejando

LOS ANGELES, CALIF. NOV. 5, 2022. David Hernadez moderates a conservative political radio talk show at the studios of AM Radio 870 in Southern California on Saturday night, Nov. 5, 2022. Hernandez is the chairman of the Los Angeles County Hispanic Republican Club. (Luis Sinco / Los Angeles Times)
David Hernández, presidente del Club Republicano Hispano del Condado de Los Ángeles, modera un programa de radio político conservador en los estudios de KRLA-AM (870) "The Answer" el sábado por la noche. (Luis Sinco / Los Angeles Times)

Era una noche fría en el centro de Glendale, pero en los estudios del quinto piso de KRLA-AM (870) "The Answer", los conservadores latinos estaban calientes.

La presentadora Michelle Martínez entró en la sala con sus invitadas, Luz Parduzco y Judith Gray, conocidas en las redes sociales como las Comadres Conservadoras.

Saludaron al presidente del Club Republicano Hispano de Los Ángeles, David Hernández, que se preparaba para presentar el programa semanal del sábado por la noche, tres días antes de las elecciones del 8 de noviembre. Claudia Agraz, una republicana que se postula contra la senadora estatal María Elena Durazo para un escaño en el noreste de Los Ángeles, estaba en el pasillo.

Alguien preparó una cámara de vídeo para el programa de Hernández. Un invitado leyó los puntos de discusión sobre por qué los latinos deben votar por los republicanos - especialmente si son demócratas.

"Vamos a educar a nuestros hermanos y hermanas liberales", dijo Martínez. "Vamos a activar a nuestra gente", añadió Parduzco, lo que provocó una risa y una corrección de Gray.

"Nuestra gente".

Las historias de conversión al Partido Republicano circulaban de un lado a otro de la sala. Sal González, residente de Pasadena, que se encarga de los medios digitales para el programa de radio del Club Republicano Hispano, dijo que era "demócrata por defecto" hasta 2016 y que la mayoría de sus amigos latinos se han convertido en republicanos desde entonces.

"Nos dijeron que éramos demócratas", dijo. "Bueno, no me digan qué soy. Déjenme decidirlo por mí mismo".

El negocio de reciclaje de metales de Don Monroe patrocina el programa de dos horas. Su madre llegó a Estados Unidos ilegalmente desde México y votó por los demócratas después de obtener la ciudadanía. Este año, se hizo republicana.

"Ya ni siquiera encontramos cosas sobre las que podamos discutir", dijo Monroe riendo.

Jeffi Girgenti es una autoproclamada "pelirroja irlandesa" que se presentó sin éxito a la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles este verano. No es latina, pero es la copresentadora de Hernández porque cree en su causa. "La comunidad hispana tiene mucho que enseñar a la comunidad blanca", dijo. "Hemos olvidado los valores que ellos tienen".

Hernández, de 74 años y con gafas, lo recibió todo con una sonrisa. "Somos muchos los que estamos dispuestos a hablar el día de las elecciones", dijo.

Eran las 8 de la noche, hora de que su equipo saliera al aire. Lo que produjeron fue tan chicano como las gradas del campo derecho del estadio de los Dodgers.

En una introducción pregrabada, Monroe se jactó: "Lo han oído bien: republicano hispano". ¿Por qué? Porque el café es el nuevo rojo. ... Es hora de despertar para ver cómo se hace el chorizo y oler el menudo".

La primera invitada fue Agraz, que comentó que muchos de los latinos con los que habló estaban tan desilusionados de la política que ni siquiera estaban registrados para votar. "¿Se sorprenden de que seas republicana?" preguntó Hernández, mientras Agraz asentía.

"Piensan en alguien que no se parece a ellos", le dijo. "Pero tú estás hablando su idioma -y no me refiero al español-".

Clásicos del soul chicano como "Viva Tirado" y "Suavecito" sonaron entre los segmentos. La voz de Hernández hiló historias de sus décadas de activismo en el noreste del Valle de San Fernando sobre temas que van desde el movimiento de secesión de 2002 hasta el bienestar de los animales, pasando por ayudar a los demócratas a ganar elecciones. El agudo Girgenti martilleó sobre los puntos de discusión conservadores como los derechos de los padres y la "integridad electoral".

El programa era mejor cuando los presentadores se centraban en la política del área de Los Ángeles. Cuando trataban de dar un giro a nivel nacional, era como cualquier otro festival de balbuceos de la derecha. Cuando Girgenti, Monroe y otros invitados hicieron bromas sobre el reciente ataque a Paul Pelosi, puse los ojos en blanco (Hernández se limitó a mantener la mirada fija delante de él).

Sin embargo, lo que escuché fue un movimiento que estaba seguro de que había llegado su momento.

En esta temporada de elecciones de mitad de período, los expertos, los políticos y la prensa han desestimado y se han obsesionado alternativamente con las encuestas y los resultados de las votaciones que muestran que los latinos están abandonando el Partido Demócrata y se están decantando por los republicanos. Estados como Nevada y Arizona podrían cambiar a rojo y entregar la Cámara de Representantes y el Senado al Partido Republicano, lo que pondría en entredicho la sabiduría convencional de décadas sobre lo que los latinos quieren políticamente y desataría un festival de culpas entre los demócratas.

Este escenario catastrófico es objeto de burla en Los Ángeles, el corazón azul de los demócratas latinos en EE. UU. Esta postura ingenua y presumida ignora los pequeños pero significativos pasos hacia la derecha que se están dando entre los latinos, incluso aquí.

En el condado de Los Ángeles hay más latinos republicanos que nunca que aspiran a un escaño en la Asamblea de California y en el Senado estatal en las elecciones generales. El concejal de Cudahy, Jack Guerrero, se presenta como candidato a tesorero de California. La única republicana latina en la Asamblea es Suzette Martínez Valladares, de Santa Clarita, que es la sede de Mike García, el único miembro republicano del Congreso que representa a un distrito que está en su mayor parte dentro del condado de Los Ángeles.

Una encuesta del Instituto de Políticas Públicas de California sobre probables votantes, publicada en agosto, reveló que el 17% de los latinos de California estaban registrados como republicanos, la segunda cifra más alta de cualquier grupo étnico después de los blancos. A nivel local, recientes encuestas de Los Angeles Times muestran que los latinos son el único grupo étnico que apoya al sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, y al candidato a la alcaldía de Los Ángeles, Rick Caruso. Aunque ambos son demócratas, Villanueva y Caruso han arremetido contra el establishment liberal que, según ellos, ha arruinado L.A.

Cuando el programa de Hernández debutó hace cuatro años, los índices de audiencia de Nielsen registraban sólo 800 oyentes por hora. Ahora, dice que más de 30.000 personas lo sintonizan en una noche normal.

"Los activistas siempre dicen que nosotros no cruzamos la frontera, que la frontera nos cruzó a nosotros", declaró Hernández en antena. "Bueno, nosotros no abandonamos el Partido Demócrata. El Partido Demócrata nos abandonó".

El veterano de la Marina ha sido miembro del GOP durante la mayor parte de su vida adulta, pero no comenzó el club hasta 2018, después de revisar las listas de registro de votantes del condado de Los Ángeles durante su infructuosa candidatura a vicegobernador.

"Me sorprendió ver cuántos hispanos ya estaban registrados como republicanos", dijo Hernández, residente de North Hollywood. Se dirigió a los funcionarios del Partido Republicano del Condado de Los Ángeles con un plan para cortejar sus votos y registrar a más latinos.

"Me dijeron: '¿Qué demonios estás haciendo con la política de identidad? Estás utilizando tácticas demócratas'", dijo. "Les dije: 'Bueno, los demócratas ganan, tú pierdes. ¿Quieres ganar?"

Three people in a radio booth
David Hernández, en el centro, y su copresentador Jeffi Girgenti, a la derecha, entrevistan a la candidata al Senado estatal Claudia Agraz para el programa de radio semanal "Los Angeles Hispanic Republican Club".blican Club" radio show. (Luis Sinco / Los Angeles Times)

El escepticismo que suscitó el activismo de Hernández le resulta familiar al profesor de historia de la Universidad Northwestern, Geraldo Cadava, que escribió un libro muy bien recibido en 2020 sobre la historia de los republicanos latinos. Señaló que se han enfrentado a bloqueos similares dentro del partido desde la campaña presidencial de Barry Goldwater en 1964.

Los republicanos latinos "decían: 'Nos han pateado el trasero, y si queremos hacer incursiones serias con los latinos, tenemos que hablarles fuerte y a menudo'", dijo Cadava.

El Partido Republicano está escuchando en serio este ciclo electoral, dijo. Los temas clave de los republicanos -la economía, el peligro del wokeismo, un gobierno que se extralimita- están calando entre los votantes latinos de una manera que los mensajes demócratas no lo hacen.

"En estas elecciones se oye a los demócratas advertir sobre el fascismo y las amenazas a la democracia si ganan los republicanos", dijo Cadava. "Sí, eso está pasando, pero eso no es lo importante" para los latinos en estas elecciones.

Hernández reculó cuando le pregunté cuán influyentes eran sus esfuerzos, respondiendo: "Somos sólo una piedra en la arena". Pero confía en que más latinos de Los Ángeles votarán por los conservadores, aunque no acaben en el GOP.

"Conozco a muchos demócratas conservadores que sienten que no tienen voz ahora", dijo.

Refiriéndose al Ayuntamiento de Los Ángeles, dijo: "Los demócratas que están más a la izquierda de los progresistas están ganando más poder y son implacables. Los republicanos, en cambio, son como los 31 sabores. Tienes los dos extremos del espectro, y todo lo que hay en medio".

Después del espectáculo, todos salieron a disfrutar de la energía. Estaban entusiasmados, aunque reconocían que el condado de Los Ángeles seguiría siendo azul.

Pero si alguna vez hubo un año para que los republicanos atrajeran a los liberales latinos descontentos en el sur de California, es éste. Los dos últimos años de cierres de COVID-19, la inflación y la aparente falta de solución a la falta de vivienda han hecho que muchos demócratas de toda la vida se replanteen su partido. Tal vez nunca se conviertan en republicanos, pero eso no significa que no vayan a votar a uno de ellos o que se decanten por personajes como Villanueva y Caruso.

Ese gradualismo es por lo que apuesta Hernández. Sabe que la ola roja que se espera que se produzca en todo el país el martes no llegará en cascada a California. Pero, dijo Hernández con un guiño en los ojos, "puede haber un par de gotas que se crucen".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.