Column: Opinión: Lo que realmente necesitan los estudiantes universitarios de primera generación

Instructor Oh Moon Kwon, left, speaks to students during a math class, part of an intense six-week summer bridge program for students of color and first-generation students at the University of Wisconsin, in Madison, Wis., July 27, 2022. Seated, in the flowered black shirt is Angel Hope, who said he didn't feel ready for college after online classes in high school caused him fall behind, but says the bridge classes made him feel more confident. Hundreds of thousands of recent graduates are heading to college this fall after spending more than half their high school careers dealing with the upheaval of a pandemic. (AP Photo/Carrie Antlfinger)
Oh Moon Kwon, a la izquierda, imparte una clase de verano de matemáticas en la Universidad de Wisconsin con el fin de ayudar a algunos estudiantes universitarios de primera generación a sentirse preparados para su primer semestre. (Carrie Antlfinger / Associated Press)

Los estudiantes universitarios de primera generación están menos solos que hace una década.

Hoy en día, más de la mitad de los estudiantes universitarios de Estados Unidos tienen padres que nunca obtuvieron una licenciatura. Muchos campus, entre ellos el de la Universidad de California, tienen programas para capacitarlos, por ejemplo, poniéndolos en contacto con mentores, apoyo académico y ayuda financiera.

Leer en ingles

Pero se puede hacer mucho más. Ahora que el Tribunal Supremo ha anulado las admisiones universitarias basadas en criterios raciales, los estudiantes de primera generación son un grupo lógico al que las universidades deben ayudar. Tienen más probabilidades que el promedio de los estudiantes universitarios de proceder de hogares con bajos ingresos y de ser personas de color. A pesar de su valentía y perseverancia, un tercio abandona los estudios. Alrededor del 90% de los "primeros de la familia" procedentes de hogares con bajos ingresos no se gradúan a tiempo.

Uno de los principales retos es la falta de comprensión de lo que Alejandra Campoverdi describe en un nuevo libro de memorias como el "Trailblazer Toll": los efectos en la salud mental de la movilidad ascendente para los jóvenes cuyos familiares esperan que tengan éxito, todo ello mientras el estudiante se siente cada vez más alejado de su familia a medida que asciende. "Es algo hermoso ser un First and Only, el que rompe los patrones generacionales profundamente arraigados para convertirse en los sueños más impensables de nuestros antepasados", escribe en el libro, "First Gen". "Y también tiene un precio".

Read more: Columna: ¿Puede el gobernador de Texas, Abbott, colocar barreras fronterizas letales y seguir recibiendo votos latinos?

Nacida en Los Ángeles y latina que fue la primera de su familia en cruzar muchos umbrales, Campoverdi quiere que se tenga conciencia sobre este peaje. Para ella, se manifestó en forma de ansiedad, ataques de pánico y un sentimiento de culpa abrumador cuando pasó de ser una niña que recibía asistencia social, y aspirante a chola que salía con un pandillero conocido como Spider, a una estudiante de alto rendimiento en USC y Harvard, después en asesora de la Casa Blanca bajo la presidencia de Obama y más tarde defensora de la salud de la mujer.

En una encuesta que ella encargó para identificar las principales preocupaciones de los estudiantes universitarios de primera generación de hoy en día, el 65% de los encuestados dijeron que luchaban con su salud mental, principalmente debido a la inseguridad financiera, seguida de la soledad.

Su historia es también un recurso importante para los estudiantes de primera generación. "Mi vida hasta la fecha ha sido un acto de equilibrio, en tacones, en el filo de la navaja de la paradoja", escribe.

Read more: Columna: El radical mensaje de la película "Barbie": Todos necesitamos más ‘Kenpatía’

Navegar por dos mundos muy diferentes resultaba muy cansado. Durante una reciente visita a la USC, Campoverdi y yo intercambiamos anécdotas sobre nuestro síndrome del impostor al entrar cada una en este nuevo e intimidante entorno como estudiantes universitarias, añorando la ilusoria seguridad de nuestros exnovios pandilleros. "Quería a Spider y quería la USC", escribió en su libro.

Quiere ser honesta sobre dl “desastre” en su vida en ese momento, el cual implicó años de contratiempos y múltiples trabajos, a veces convirtiéndose en el principal sostén de su familia. En su edad adulta, las descripciones que se hacían de ella tendían a destacar sus éxitos en viñetas ordenadas, omitiendo las cicatrices. "Se borró toda la verdad", dice. La versión blanqueada de su vida no ayudó mucho a los jóvenes.

Los expertos creen que historias reales como la de Campoverdi son fundamentales para ayudar a los jóvenes a sentirse identificados. "Habla de tantos temas que forman parte de la experiencia de la primera generación y de los que no se habla", dijo Kimberly Jones, vicepresidenta ejecutiva del Consejo para la Oportunidad en la Educación, que seleccionó el libro para su club nacional del libro.

Read more: Opinión: Diviértete con desconocidos. La democracia y nuestra salud mental pueden depender de ello.

Entre los líderes educativos preocupados por los estudiantes de primera generación, ha habido un esfuerzo consciente para centrarse menos en sus debilidades y más en sus fortalezas. En 2017, el consejo ayudó a lanzar el Día Nacional de Celebración de la Primera Generación Universitaria, que destaca los logros de estos estudiantes y graduados cada 8 de noviembre.

Un centro neurálgico de este enfoque centrado en las fortalezas ha sido la UC Irvine, donde en 2014 Anita Casavantes Bradford, profesora de historia y estudios chicanos, comenzó a desarrollar un programa de primera generación que se adoptó en todos los campus de la UC tres años después.

"El enfoque que adoptamos fue que los estudiantes de primera generación no son realmente deficientes", me dijo. Según ella, muchas veces se trata a estos jóvenes como un problema que hay que resolver, a pesar de su inusual valentía y ética de trabajo. "Si empezamos a pensar en cómo podemos aprovechar sus puntos fuertes y también ayudarles a orientarse rápidamente en la universidad, los mejores y más brillantes estudiantes van a ser a menudo estos estudiantes de primera generación".

Read more: Columna: El atractivo izquierdismo de RFK Jr. no es ninguna broma en Los Ángeles

Pero, así como una imagen excesivamente negativa de los estudiantes de primera generación puede ser descorazonadora para ellos, también puede serlo una excesivamente positiva. Casavantes quería poner en contacto a los estudiantes con otras personas que comprendieran los matices y contradicciones de sus vidas.

Ayudó a crear un programa de orientación en el que los estudiantes de primera generación de más edad entrenan a los de primer ingreso, partiendo de la idea de que este grupo tiene conocimientos y habilidades cruciales. Como estos estudiantes suelen sentirse más intimidados por los profesores que sus compañeros con padres universitarios, también trabajó para ponerlos en contacto con mentores de la facultad que hubieran sido ellos mismos estudiantes universitarios de primera generación. "Lo primero que indica si un estudiante tiene éxito en una universidad es si tiene al menos una relación de calidad con un profesor", afirma.

Otros campus han puesto en marcha programas similares. Pero sigue habiendo políticas universitarias y modelos de enseñanza que perjudican a los estudiantes de primera generación. Por ejemplo, las calificaciones que dependen en gran medida de un par de exámenes pueden afectar a los estudiantes que son "mucho más vulnerables al tipo de acontecimientos catastróficos en sus hogares que podrían hacerles perder un examen parcial o un final", señaló Casavantes.

Mientras las universidades luchan por hacer lo correcto para ellos, es importante que los estudiantes de primera generación se sientan cómodos con la complejidad de sus experiencias. No son sus premios ni sus escollos. Son personas. Como Campoverdi escribió en su libro, "nuestro mayor poder está en conocernos plenamente a nosotros mismos".

También son el futuro de Estados Unidos. Nuestra fuerza colectiva reside en conocerlos también a ellos.

@jeanguerre

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.