Cómo son los "Colossosaurios", la nueva familia de dinosaurios hallada por argentinos

Pablo Mannino

MENDOZA.- Una verdadera familia de dinosaurios gigantes, los más grandes y pesados del mundo que pisaron suelo argentino, fue descubierta recientemente. Un grupo de investigadores de diversos países, liderados desde esta provincia, halló un nuevo linaje entre los titanosaurios: los Colossosaurios, entre los que figuran los Argentinosaurus y los Notocolossus.

Se trata del trabajo más nuevo de investigación palenteológica internacional comandado desde el Laboratorio y Museo de Dinosaurios de la Universidad Nacional de Cuyo(UNCuyo), con base en distintos análisis filogenéticos y estudios anatómicos durante dos décadas, vinculados más a la adaptación biológica que propiamente al tamaño, con el apoyo de programas informáticos. Los resultados fueron publicados días atrás en la prestigiosa revista "Annais da Academia Brasileira de Ciencias" y sorprendieron a la comunidad científica mundial.

"Este grupo de gigantes constituye un desafío para los modelos paliobiológicos referidos a la fisiología, a la locomoción, a los ritmos de crecimiento, alimentación y reproducción. Lo importante es que ahora lo hemos identificado y le hemos dado un nombre", contó a LA NACION el líder de las tareas, Bernardo González Riga, investigador del Conicet y director del Laboratorio, quien trabajó junto con especialistas argentinos, estadounidenses y brasileños.

Los Colossosaurios pisaron fuerte mientras vivieron: son considerados los animales terrestres más pesados que se hayan conocido, ya que desarrollaron masas corporales de hasta 70 toneladas. Entre ellos aparecen las formas argentinas Patagotitan, Argentinosaurus, Puertasaurus, y el famoso Notocolossus, que sorprende con un húmero de 1.76 metros de longitud, el mayor hueso de las extremidades que se conoce para este grupo.

Los más grandes del mundo

Los científicos que comandaron el estudio aclararon que no todos los dinosaurios fueron animales grandes, pero ciertamente un grupo de ellos, los saurópodos, fueron verdaderamente titánicos entre los dinosaurios. De cuello y cola largos, cabeza pequeña y cuerpo voluminoso, los saurópodos fueron, de hecho, los animales terrestres de mayor tamaño que habitaron la Tierra. En los últimos millones de años, los saurópodos que vivían en América del Sur fueron los titanosaurios, los "titanes" de los saurópodos. Todos ellos desaparecieron en la extinción masiva de fines del Cretácico hace 66 millones de años.

En este sentido, la investigación pone la lupa sobre un nuevo linaje de dinosaurios denominado Colossosauria, los titanosaurios más grandes del mundo.

Cómo se hizo el estudio

El estudio fue realizado en base a un análisis anatómico comparativo y la aplicación de software informáticos (programa TNT) que procesan cientos de datos para obtener cladogramas, es decir, hipótesis filogenéticas de parentesco en forma de "árboles" basados en caracteres compartidos, los que se denominan sinapomorfias.

"Este resultado fue logrado mediante la aplicación de búsquedas heurísticas con criterio de parsimonia y luego la comparación con estudios previos que arribaban a resultados similares", destacó González Riga.

La compleja tarea científica estuvo coordinada por González Riga, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Director del Laboratorio y Museo de Dinosaurios de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, y Profesor Titular de esa facultad. En tanto, el equipo estuvo formado por paleontólogos de distintos países: los doctores Matthew Lammana (Curador del Museo Carnegie de Historia Natural de Pittsburgh, Estados Unidos), Leonardo Ortiz David (Conicet, Profesor de la FCEN y Coordinador General del mencionado Laboratorio y Museo de Dinosaurios), Alejandro Otero (Investigador de Conicet, Museo de la Plata, Buenos Aires), Lucio Ibiricu (Investigador del Conicet-Cenpat, Puerto Madryn) y Alexander Kellner (Director del Museo Nacional, Rio de Janeiro, Brasil).

Con el pasado, mirando hacia el futuro

"¿Para qué sirve el estudio de los fósiles de dinosaurios?, ¿Para qué potenciar la paleontología en Argentina?", se preguntan los investigadores mendocinos.

"En primer lugar, el desarrollo de la ciencia es la herramienta fundamental para el crecimiento de un país. Se orienta a las grandes preguntas sobre la evolución, el origen de la vida, el tiempo profundo, preguntas propias de la grandeza del ser humano. Pero, además, potencia directamente la educación y el turismo cultural", comentó González Riga.

Conocer cómo acaecieron las extinciones masivas de organismos, los cambios climáticos, nos sirve para comprender, prevenir y mitigar las acciones del hombre sobre el planeta

Por tal motivo, explican, en el plano científico, que la paleontología muestra que la vida es producto de una compleja historia evolutiva, y que las adaptaciones de los organismos son un tema frágil y sumamente importante. "Conocer cómo acaecieron las extinciones masivas de organismos, los cambios climáticos, nos sirve para comprender, prevenir y mitigar las acciones del hombre sobre el planeta, evitando extinciones de especies, desertificaciones y contaminaciones. También existe una rama de la paleontología, la bioestratigrafía, aplicada a determinar la edad de las rocas y la búsqueda de recursos (hidrocarburos)", destacan desde el Laboratorio y Museo de Dinosaurios de Mendoza.

En este sentido, hacen hincapié en el plano cultural, en cuanto a que los fósiles forman parte del patrimonio argentino. "La paleontología es una herramienta clave que descubre, rescata, da valor, amplia y difunde el patrimonio fosilífero, convirtiéndose en una fuente de desarrollo científico universal, pero también educativo y turístico-cultural, siendo en muchos casos, el nexo entre los jovenes y la ciencia", indicó González Riga, y agregó: "En este contexto, su desarrollo en Argentina, de amplia tradición y magníficos descubrimientos, se torna un tema clave, especialmente cuando se consolidan equipos de investigación que traccionan como verdaderas usinas de ciencia y educación desde diferentes instituciones y provincias".