Colombia: Tribunal investiga crímenes contra pueblos étnicos

·2  min de lectura

BOGOTÁ (AP) — El Tribunal de Paz de Colombia abrió el martes una nueva macro investigación sobre los crímenes cometidos en más de cinco décadas de conflicto interno contra los pueblos étnicos que fueron víctimas de homicidios, desplazamientos, desapariciones forzadas y violencia sexual.

Un indígena uitoto de la Amazonía fue el encargado de abrir el evento en el centro de Bogotá con una ceremonia espiritual de “armonización” con flores, frutas, velas, tabaco y hoja de coca, sagrada para su cultura.

“Aún conservamos nuestra supervivencia en nuestras selvas a pesar de muchas historias duras que han golpeado a nuestros territorios, nuestras madres y a nuestros hijos”, dijo Pablo Zaifarecudo.

El Tribunal encontró que existen al menos 1,3 millones de víctimas del conflicto interno que pertenecen a distintas etnias indígenas, afrodescendentes, el pueblo Rrom gitano y los raizales -una etnia nativa de las islas del Caribe-.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) es el tribunal que juzga y sanciona los crímenes del conflicto armado. Fue creada tras la firma del acuerdo de paz entre el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016.

“Es la primera vez que, a nivel nacional, se podrán investigar estos crímenes y reconocer el impacto diferencial, masivo, que tuvo el conflicto en los pueblos étnicos”, dijo a la prensa Eduardo Cifuentes, presidente de la JEP.

El Tribunal recibió más de un centenar de informes de víctimas y asociaciones étnicas que relataban cómo sufrieron el conflicto. En algunos de ellos relataron que las FARC implementaron como “estrategia de guerra, desestructurar y desarticular” a los pueblos étnicos, así como a sus formas organizativas y costumbres ancestrales.

La JEP indicó que, según los datos recopilados, las FARC fueron las que más reclutaron y secuestraron a los pueblos étnicos, mientras que los grupos paramilitares cometieron más homicidios, desapariciones y violencia sexual.

Cifuentes recalcó que los pueblos étnicos en Colombia aún viven en medio de la violencia. La dejación de armas de las FARC acabó con la que fuera la guerrilla más antigua de Latinoamérica, pero no con la violencia debido a que persisten otros grupos armados como la guerrilla Ejército de Liberación Nacional, el Clan del Golfo y las disidencias de las FARC que volvieron a las armas.