Colombia busca reconstruir Mocoa, donde muertos por alud suman 290

Lissy DE ABREU, con Rodrigo ALMONACID y Moisés AVILA en Bogotá
1 / 4

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (d), saluda a familiares de víctimas de la avalancha en Colombia, el 4 de abril de 2017 en Mocoa, departamento de Putumayo

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (d), saluda a familiares de víctimas de la avalancha en Colombia, el 4 de abril de 2017 en Mocoa, departamento de Putumayo (AFP | Luis Robayo)

Tras la brutal avalancha el fin de semana en la sureña ciudad colombiana de Mocoa, el dolor no cesa. Las autoridades elevaron el martes a 290 la cifra de muertos, mientras se aprontan a reconstruir un pueblo aún sumido en el barro.

Según el último reporte oficial, el número de fallecidos subió a 290, desde los 273 confirmados más temprano. Según el Instituto de Medicina Legal, ya han sido identificados 186 cadáveres. El número de heridos también se elevó en varias decenas, a 332, todos ellos bajo atención médica.

"Mocoa no está sola. ¡Ánimo!", dijo más temprano el presidente Juan Manuel Santos al visitar el hospital local, poco antes de asistir a una misa en la catedral en la que pidió "fortaleza y templanza".

Por las calles muchos llevaban tapabocas para cubrirse de la polvareda que se levanta mientras el barro se seca. Hay plantas potabilizadoras y generadores de emergencia ante la falta de agua corriente y fluido eléctrico en la ciudad, capital del departamento de Putumayo.

Otros regresaban a sus hogares a recoger lo que puedan rescatar de los escombros. "La avalancha se vino por un lado y por otro y nosotros aquí, rezando", dijo a AFP Adelina Moreno, de 51 años, que mientras recuerda a los "muchos" de sus vecinos muertos, empaca su nevera, unos cajones y elementos de cocina.

- La hora de los entierros -

Santos, que pasó la noche en Mocoa, donde coordina las labores de ayuda y reconstrucción, informó que 160 cadáveres ya han sido entregados a sus familiares, un proceso que se espera termine al final del día.

Pero muchos deudos aún esperaban los cuerpos de sus seres queridos para llorarlos en paz.

"La niña está identificada con el número 2, fue la segunda que recuperaron y estaba enterita, se le reconocía, pero aún no nos la han entregado. Ni a ella ni a dos primitos más. Están todos morados, casi negros, hinchados, ¿por qué no nos los entregaron?", se quejaba Mercy Perengüez, de 33 años.

Su familia ya mandó cavar los tres hoyos para enterrar a esos niños de 6, 11 y 13 años. La tragedia dejó al menos 43 menores muertos.

El alud que se desató sobre la medianoche del viernes por el desborde de tres ríos tras fuertes lluvias afectó a unos 45.000 de los casi 70.000 habitantes de Mocoa, dijo a la AFP la gobernadora del Putumayo, Sorrel Aroca.

- Alerta por saqueos -

Además de las pérdidas humanas y materiales, la comunidad ha alertado de saqueos en las viviendas abandonadas, por lo que el presidente pidió a la Policía fortalecer las medidas de seguridad.

A la inseguridad se suma la lluvia de penas. Ramiro Mora, que deambula con el rostro cubierto por una mascarilla, pregunta por su hija Rudy, de 18 años, a quien se llevó la avalancha.

"Estábamos todos cogidos de la mano (él y sus tres hijos) cuando la escuché decir ayúdeme, ayúdeme, pero no pude porque estábamos tapados" de lodo, cuenta sobre la última vez que la vio.Se desconoce el número de desaparecidos, pero la Cruz Roja tiene abiertos 311 casos de búsqueda de familiares. Los rescatistas aún buscan gente atrapada, con pocas esperanzas.El alud, que según un estudio podría repetirse en 385 sitios más de Colombia, supera al último gran desastre natural que sufrió el país, un deslave en Salgar que mató a 92 personas en mayo de 2015.- Ayuda de todos lados -Recuperar Mocoa tardará entre dos años y medio y tres años, estimó el ministro de Defensa y flamante gerente de reconstrucción, Luis Carlos Villegas, quien volverá a la zona este miércoles.Para atender con celeridad el desastre, Santos ya decretó la emergencia económica, social y ecológica.El gobierno pretende aplicar el mecanismo de "impuestos por obras", para que sector privado participe en la reconstrucción de infraestructura y luego descuente lo invertido de los impuestos.El ministro de Transportes, Jorge Rojas Giraldo, aseguró que varias vías de acceso a Mocoa ya se han abierto temporalmente y se trabaja para recuperar la movilidad interna.Las donaciones en víveres y dinero vienen de todos lados.Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), concentradas en 26 zonas del país para su desarme tras la firma de la paz y una de ellas cercana a Mocoa, enviaron dos toneladas de comida.El Senado, integrado acordó donar cinco días de salario de sus 102 miembros, equivalente a unos 148.000 dólares, mientras que la Unión Europea entregó 150.000 euros.Más de 2.200 personas han recibido 20 toneladas de alimentos y kits de aseo, así como asistencia psicológica y albergue en cinco refugios, según la estatal Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).Para el final del día se esperan otras 40 toneladas de ayuda humanitaria y cinco toneladas más de comida para animales. Este miércoles iniciaban las jornadas de vacunación.