Colombia rumbo a elecciones presidenciales no aptas para cardíacos

·3  min de lectura
Fernando Vergara/AP

Las elecciones presidenciales de Colombia lucen no aptas para cardíacos, con las últimas encuestas mostrando que la diferencia entre los dos candidatos es de apenas un punto porcentual a menos de dos semanas del día de votación.

Según el tracking presidencial realizado por la estación de radio La FM, la diferencia entre el empresario Rodolfo Hernández y el ex guerrillero Gustavo Petro es de apenas un punto porcentual, con el primero acumulando el 47.8% de las preferencias y el segundo 46.8%.

Otra encuesta develada el fin de semana por una alianza de medios ya había dado a conocer que los dos candidatos se encontraban en empate técnico. El sondeo, denominado como la Gran Encuesta, mostraba que Petro estaba adelante con el 42% de las preferencias, seguido por Hernández con el 41%.

En la encuesta de la FM, el voto en blanco representaba el 5.4% de los consultados, mientras que en el segundo sondeo de opinión el voto en blanco arrojaba una participación del 13%.

Ambos candidatos tienen previsto medirse el domingo 19 de junio en la segunda vuelta de las presidenciales, al acumular los mayores porcentajes en la primera ronda de votación sostenida el 29 de mayo.

Tal como era esperado, Petro fue quien sacó el mayor número de votos en la primera vuelta, acumulando el 40.34% de los votos emitidos y superando por más de 12 puntos porcentuales a Hernández, quien sacó el 28.17%.

Petro, quien ha competido en tres ocasiones por la presidencia, se ha beneficiado este año por el arraigado sentimiento de muchos colombianos de ver un cambio político en el país, tras soportar por meses el duro impacto que ha tenido en la economía la pandemia del coronavirus.

La mayoría de los ocho candidatos que participaron en la primera vuelta agregaron el mensaje del cambio en sus campañas, pero entre éstos se destacó Petro quien llevaba más de una década argumentando la necesidad de reemplazar el estatus quo en el país.

No obstante, el cambio que representa el ex integrante de la agrupación guerrillera M-19 es demasiado radical para un sector importante de Colombia, y muchos de sus integrantes ven a Hernández como una versión más tolerable de ese cambio, dicen los analistas.

Hernández, por su parte, enfrenta sus propios problemas de imagen, siendo visto como un populista que no tiene ideas claras de lo que haría de llegar a la presidencia. De todos los aspirantes a la presidencia, el empresario fue el que presentó el plan de gobierno menos detallado conteniendo propuestas populistas imprecisas o inoportunas, dijeron expertos.

“De todas las propuestas presidenciales, la de Hernández era la más escueta, la que tenía menos detalles”, comentó Erica Fraga, analista senior del Economist Intelligence Unit, unidad de investigación de la revista The Economist. “Entre las pocas cosas que ha dicho, algunas de ellas generan inquietud, como la promesa de pagar recompensas por cualquier denuncia que se haga contra la corrupción, porque promesas como esa no se pueden cumplir”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.