Colombia: Protestan por respuesta de gobierno a pandemia

·3  min de lectura
Un grupo de indígenas marchan durante una huelga nacional en Bogotá, Colombia, el miércoles 21 de octubre de 2020. (AP Foto/Fernando Vergara)
Un grupo de indígenas marchan durante una huelga nacional en Bogotá, Colombia, el miércoles 21 de octubre de 2020. (AP Foto/Fernando Vergara)

BOGOTÁ (AP) — Una multitud llenó el miércoles una histórica plaza de la capital colombiana para protestar contra la manera como el gobierno ha manejado una amplia gama de asuntos, entre ellos las secuelas económicas de la pandemia y la puesta en marcha del acuerdo de paz con la guerrilla.

Dirigentes indígenas, estudiantes y sindicalistas se reunieron en la Plaza Bolívar agitando banderas y mostrando pancartas que critican al gobierno, casi un año después de las multitudinarias protestas que sacudieron al país y que se esfumaron con escasos resultados en cuanto a reformas.

La pandemia de COVID-19 había puesto fin a las movilizaciones este año, pero los organizadores confiaban en retomar impulso después de que el gobierno levantara seis meses de medidas de estricta cuarentena establecidas para contener los contagios.

“Hay mucha gente que se está acostando con hambre; que se levanta con hambre”, dijo uno de los organizadores, el sindicalista Julio Roberto Gómez, a BLU Radio de Colombia.

Colombia se enfila hacia el millón de casos confirmados del nuevo coronavirus y es una de las naciones más afectadas en América Latina. Millones de empleos se han perdido y el desempleo alcanzó casi 17% en agosto. Aunque la aprobación del presidente Iván Duque ha mejorado durante la pandemia, el país continúa dividido en numerosos temas.

“Es muy difícil para el presidente Duque abrir un camino hacia adelante sin aumentar las divisiones entre la sociedad”, dijo Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis.

Esta semana hubo también una protesta de miles de indígenas que viajaron a la capital en vistosos autobuses y camionetas para exigir reunirse con Duque a fin de tratar asuntos como concesiones mineras y un incremento de la violencia en medio de retrocesos en la ejecución del acuerdo de paz de 2016.

El acuerdo con las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia para poner fin al conflicto más prolongado en América Latina persiste como fuente de controversia en la nación. Duque y sus aliados son contrarios al pacto, porque —afirman— ofrece demasiadas concesiones a los exguerrilleros, que lograron en gran medida evitar la prisión.

Los detractores de Duque afirman que su gobierno ha obstaculizado el progreso del acuerdo, resultando en violencia en zonas donde persiste el narcotráfico.

Manifestantes indígenas participaron en la protesta del miércoles, sumándose al coro de inconformidades y exigencias de que Duque abra negociaciones. A la fecha, Duque se ha negado a reunirse con los inconformes, lo cual ha airado a los organizadores, aunque ha enviado intermediarios.

Gómez dijo que Duque necesita bajarse de su “pedestal de arrogancia”. Agregó que los manifestantes quieren mejores soluciones para quienes han perdido sus empleos y discutir propuestas como un ingreso básico universal que ayude a las personas en situación de vulnerabilidad.

Aunque miles de personas se habían reunido en la Plaza Bolívar para inicios de la tarde, la protesta al parecer no fue tan grande como la del año pasado, cuando la multitud llenó calles enteras de la ciudad. Aunque Chile ha sido escenario de protestas en fecha reciente, no ha ocurrido lo mismo en otras naciones latinoamericanas que registraron disturbios el año pasado, un indicio de que la pandemia ha obstaculizado las manifestaciones.

“Esta protesta se da en un entorno de menos movilizaciones en América Latina”, declaró Guzmán. “Creo que Colombia está sola en esta situación”.