Colombia: Iván Duque ordenó un “máximo despliegue militar” en Cali tras nuevas protestas que dejaron diez muertos

·4  min de lectura
Un manifestante sostiene un cartel que dice "Duke detener la masacre" durante la huelga nacional contra la administración de Ivan Duque el 12 de mayo de 2021 en Bogotá, Colombia.
gettyImages

BOGOTÁ.- El presidente de Colombia, Iván Duque, ordenó “el máximo despliegue de asistencia militar” a la Policía Nacional en Cali, en una medida que tuvo lugar después de que en la ciudad se registraran el viernes diez muertes en el marco de las protestas que hace un mes se desarrollan en todo el país, mientras los organismos de control advirtieron sobre el uso de la fuerza.

El riesgo político ahuyenta a los inversores de América Latina en el momento más necesario

Miles de personas volvieron el viernes a las calles de ciudades como Bogotá, en la que hubo por lo menos una veintena de concentraciones pacíficas y festivas, así como en Medellín, Bucaramanga y Cartagena. Sin embargo, además de Cali, también ha habido violencia en Madrid, donde los manifestantes se enfrentaron por horas con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) en una de las carreteras principales de ese municipio.

“Quiero dejar en claro que a partir de esta noche empieza el máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional en la ciudad de Cali y el departamento del Valle del Cauca”, comunicó Duque el viernes al término de una reunión del Consejo de Seguridad, convocada a raíz de los nuevos episodios de violencia.

El mandatario defendió la implementación de la medida en función de la “alteración del orden público” registrada en la región. Según explicó, permitirá “triplicar la capacidad (de las fuerzas de seguridad) en todo el departamento” y prevenir “actos vandálicos” como los que hubo en la última jornada, que terminó con diez muertos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ante esto, la Defensoría del Pueblo emitió un comunicado en el que aclara que “estará atenta a ejercer un control fuerte, estricto e intenso” a la militarización en la capital del Valle del Cauca.

Asimismo, la entidad de control señaló que constantemente se “realizará la verificación previa de los implementos e identificaciones de cada uno de los agentes que participen del ejercicio de asistencia militar a la Policía Nacional, para determinar que los mismos correspondan a aquellos que pueden ser utilizados por el ESMAD y la Fuerza Disponible”.

En su comunicado, la Defensoría recordó que “los principios dentro de los cuales se enmarca la asistencia militar se refieren a que la misma es una facultad temporal y excepcional, bajo la cual los miembros de las fuerzas militares quedan sometidos a las reglas de uso de la fuerza de la Policía Nacional y actúan bajo las ordenes de una autoridad civil”.

El organismo de control insistió en que la asistencia de las Fuerzas Militares “se debe desarrollar exclusivamente bajo parámetros de uso escalonado y proporcional de la fuerza, como garante y bajo los parámetros de los derechos humanos, con mayor rigor tratándose de asistencia en el marco de la protesta social”.

Un manifestante sostiene un cartel que dice "Duke detener la masacre" durante la huelga nacional contra la administración de Ivan Duque el 12 de mayo de 2021 en Bogotá, Colombia.
gettyImages


Un manifestante sostiene un cartel con la leyenda "Duque, pare la masacre", durante la huelga nacional contra el Gobierno realizada a comienzos de mayo en Bogotá (gettyImages/)

Duque, que pretende que el Comité Nacional del Paro (CNP) rechace los bloqueos como método de reclamo, también reveló que “se va a desplegar un servicio de asistencia en materia de comunicaciones para que quienes están al frente informen cada acción, para que haya total transparencia”.

“Aceleraremos la judicialización y empezaremos un despliegue de todas las capacidades de inteligencia para que el pueblo conozca los vínculos en muchas de esas actividades vandálicas con grupos organizados”, enfatizó el mandatario, que instó a “la ciudadanía a rodear y acompañar esta labor”.

Un mes de protestas

En Colombia se cumplió este viernes un mes del Paro Nacional en rechazo a una reforma fiscal. La medida fue más tarde luego retirada por el Gobierno, que decidió militarizar las calles.

El estallido social derivó en múltiples disturbios, saqueos y actos vandálicos, pero también en denuncias en contra de la represión y diversos abusos cometidos por las fuerzas de seguridad.

Miles de personas volvieron el viernes a las calles de ciudades como Bogotá, en la que hubo por lo menos una veintena de concentraciones pacíficas y festivas, así como en Medellín, Bucaramanga y Cartagena.

Sin embargo, además de Cali, también ha habido violencia en Madrid, donde los manifestantes se enfrentaron por horas con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) en una de las carreteras principales de ese municipio.

La vicepresidenta de Colombia, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: “Si quieren venir, no hay ningún problema”

Decenas de personas murieron durante las protestas -la mayoría a manos de efectivos de la Fuerza Pública- y 866 civiles resultaron heridos, de los cuales al menos 50 sufrieron lesiones oculares por disparos efectuados por la Policía, según organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Además, se detuvo de manera arbitraria a al menos 2152 personas y se cometió violencia de género contra 87.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y organizaciones de derechos humanos, entre otros, denunciaron ante la comunidad internacional un uso desproporcionado de la fuerza pública.

Agencias AFP y Télam

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.