Colombia: Incursión venezolana podría responder a crisis

Por JOSHUA GOODMAN

BOGOTÁ (AP) — Un funcionario colombiano dijo el viernes que una incursión de cuatro días por parte de fuerzas del ejército venezolano podría estar vinculada con el llamado de Colombia a realizar elecciones en la nación vecina.

Unos 60 soldados venezolanos cruzaron la frontera el lunes por la noche, acamparon en un plantío de plátanos e izaron su bandera.

Los militares se retiraron el jueves después de que el presidente Manuel Santos llamó a su colega Nicolás Maduro para protestar por la violación "totalmente inaceptable" de la soberanía colombiana.

Un video difundido por el ministerio de Defensa colombiano muestra a los venezolanos bajando su bandera de un gran tallo de bambú y cruzando lentamente el lecho seco del río fronterizo Arauca, contemplados por decenas de efectivos colombianos armados con fusiles de asalto.

Un funcionario colombiano informado sobre la llamada dijo que la conversación entre los dos mandatarios fue tensa. Dijo que Maduro deploró el apoyo de Santos a una intervención de la Organización de Estados Americanos para restaurar el orden democrático en Venezuela. El funcionario, que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizado a dar información sobre la llamada, dijo que Santos ordenó a sus jefes militares detener a los venezolanos si no se retiraban.

Colombia y otros 13 países del hemisferio emitieron una enérgica declaración el jueves en la que llamaron a Maduro a convocar a elecciones, liberar los presos políticos y reconocer la legitimidad de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

Fue la declaración más fuerte hasta el momento de un conjunto de países latinoamericanos temerosos de que el enfrentamiento político en Venezuela en una época de escasez de alimentos e inflación de tres dígitos provoque una crisis en regla.

La incursión a través de la frontera, que escandalizó a los colombianos pero recibió escasa atención en Venezuela, fue el más reciente de una serie de incidentes que perturban las relaciones entre los dos vecinos. A la vez pone de manifiesto el peligro de que los crecientes problemas políticos y económicos venezolanos crucen la frontera.