Derechista Iván Duque gana la Presidencia de Colombia

Por Luis Jaime Acosta y Nelson Bocanegra
1 / 5

El candidato presidencial derechista Iván Duque saluda a partidarios tras votar en el balotaje de la elección presidencial, en Bogotá

El candidato presidencial derechista Iván Duque saluda a partidarios tras votar en el balotaje de la elección presidencial, en Bogotá. 17 de junio de 2018. REUTERS/Andrés Stapff

Por Luis Jaime Acosta y Nelson Bocanegra

BOGOTÁ (Reuters) - El derechista Iván Duque ganó el domingo la Presidencia de Colombia al vencer en un balotaje al izquierdista Gustavo Petro, un triunfo que le abre el camino para reformar el acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC, pero que provoca dudas sobre el futuro de la reinserción de miles de excombatientes.

Duque obtuvo un 53,95 por ciento de los votos (10,3 millones de sufragios), superando por más de 12 puntos porcentuales a Petro, según los cómputos de la Registraduría Nacional.

La campaña y la elección transcurrió en medio de la polarización por las propuestas opuestas de los dos candidatos, que tenían diferencias sobre el futuro del acuerdo de paz y del modelo económico del país de 50 millones de habitantes.

Pese a la derrota, la izquierda alcanzó más de 8 millones de sufragios, su votación más alta en la historia de Colombia.

"Petro ganó más de lo que yo esperaba y eso asusta porque quiere decir que una gran parte del país quiere el socialismo", dijo Roque Díaz, un político retirado de 77 años en la sede de Duque.

El presidente electo, apoyado por el expresidente Álvaro Uribe, propone cambiar el acuerdo de paz con los exrebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para obligarlos a que primero respondan ante la justicia por sus crímenes antes de ocupar cargos políticos, pero manteniendo el actual modelo económico de mercado.

Petro planteaba dar continuidad al acuerdo de paz, redistribuir la tierra inutilizada entre los pobres, subir los impuestos a los terratenientes, eliminar gradualmente la dependencia económica del petróleo y del carbón, además de enfrentar a las elites políticas y económicas a las que acusa de la pobreza y la profunda desigualdad social

En las primeras elecciones presidenciales desde que se firmó la paz con las FARC en 2016, los votantes eligieron al sucesor de Juan Manuel Santos, quien dejará la presidencia en agosto tras ocho años en el poder y pasará a la historia por haber logrado el acuerdo para acabar en gran parte un conflicto armado de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.


TEMORES AL CAMBIO

Duque quiere hacer cambios y "correcciones" al acuerdo para garantizar justicia y reparación a las víctimas lo que ha despertado temor entre muchos colombianos por el riesgo de que los excombatientes de las FARC se sientan traicionados y decidan regresar a las armas, sumándose a las disidencias, a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) o a bandas criminales.

Varias regiones de Colombia que fueron desalojadas por las FARC tras el acuerdo de paz, que le permitió a la exguerrilla convertirse en un partido político y tener 10 escaños en el Congreso, han tenido una notable reducción de la violencia.

Pero en otras áreas disidentes de las FARC, el ELN y bandas criminales combaten por controlar las zonas estratégicas para el narcotráfico y la minería ilegal.

La cuarta economía de América Latina, con un Producto Interno Bruto anual de 320.000 millones de dólares y que enfrenta una desaceleración, también estuvo en medio de la elección.

Duque, un abogado de 41 años experto en economía y amigo de libre mercado, propuso en la campaña reducir los impuestos a las empresas para atraer más inversión extranjera, al tiempo que se comprometió a dar estabilidad jurídica a los sectores petrolero y del carbón, los principales generadores de ingresos por exportaciones.

"Es un resultado muy en línea con lo que el mercado estaba esperando y garantiza que se mantenga ese activo que ha estado vendiendo Colombia desde hace algún tiempo, que es la estabilidad política y económica", dijo desde Panamá Felipe Campos, economista jefe de la correduría Alianza.

Petro, un economista de 58 años que militó en la desmovilizada guerrilla del M-19, planteaba dejar gradualmente la dependencia económica del petróleo y el carbón, incursionar en las energías limpias, además de una reforma agraria para aumentar la producción entregando tierras a campesinos pobres.

Santos dijo que llamó a Duque para felicitarlo por el triunfo electoral.

"Le ofrecí toda la colaboración del gobierno para hacer una transición ordenada y tranquila", escribió el saliente mandatario en su cuenta de Twitter.


(Reporte adicional de Steven Grattan y Dylan Baddour.; Editado por Javier López de Lérida)