Colombia: elevan a 6.402 la cifra de "falsos positivos"

ASTRID SUÁREZ
·3  min de lectura

BUCARAMANGA, Colombia (AP) — La justicia de paz de Colombia reveló el jueves que 6.402 civiles fueron ejecutados por agentes del Estado y hechos pasar por guerrilleros muertos en combate durante el prolongado conflicto armado en el país, casi el triple de la cifra que había reportado la Fiscalía.

El informe de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), creada tras la firma del acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), contrastó distintas bases de datos del Estado y de familiares de las víctimas.

La JEP dio un plazo de 15 días hábiles a los familiares y a la Procuraduría General para presentar observaciones sobre el documento.

Aunque no es una cifra definitiva porque la investigación continúa en curso, es casi el triple de la reportada por la Fiscalía de 2.248 víctimas entre 1988 y 2014.

Por su parte, los familiares de las víctimas aseguraron que el número de casos podría ser aún mayor que el que dio a conocer la JEP. "Sabemos que los casos son más de 10.000. Hay gran cantidad de NN (sin identificar) todavía enterrados que con toda seguridad también son casos de ejecuciones extrajudiciales, lo que pasa es que esto va muy lento”, dijo a The Associated Press Jacqueline Castillo, directora general del Colectivo MAFAPO (Madres Falsos Positivos).

La justicia transicional de paz determinó que el 78% de los llamados “falsos positivos” se registraron entre 2000 y 2008 durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010). “Mientras que en 2001 se registraban 74 víctimas, en 2002 este número aumentó a 473”, documentó la JEP.

Tras conocer el informe, el expresidente Uribe aseguró que “nunca he eludido la justicia” y que durante su gobierno promovió la investigación de las denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales.

“Asumí públicamente el tema y se ordenó que el cuerpo de alguien dado de baja en combate permaneciera en el lugar, no fuera movido por las FFAA (Fuerzas Armadas) y se esperara la llegada del representante del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía”, indicó Uribe en un comunicado. “No hay un solo militar que pueda decir que recibió de mi parte mal ejemplo o indebida insinuación”, añadió.

Además, la JEP identificó 10 departamentos del país que registraron el mayor número de casos de “falsos positivos” siendo los más preocupantes Meta, Caquetá, Cesar, Norte de Santander y Antioquia.

“Ya es claro que... fue en todo el país y que no son casos aislados como se habló en algún momento. Sabemos que la prioridad para la JEP sí son las víctimas, porque en la justicia ordinaria... no era así”, aseguró Castillo, quien desde 2008 busca justicia para su hermano Jaime, encontrado en una fosa común.

La JEP anunció que continuará investigando las ejecuciones extrajudiciales con las versiones voluntarias de 1.900 militares que se acogieron a su jurisdicción y con la información que proporcionará la Justicia Penal Militar. Su estrategia de investigación será de “abajo hacia arriba”, es decir, primero identificará a los responsables a nivel local y regional y después a los máximos responsables a escala nacional.