Matan en Venezuela a Jesús Santrich, el líder rebelde de las FARC

·3  min de lectura
Jesús Santrich, exguerrillero de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)
Jesús Santrich, exguerrillero de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)

BOGOTÁ.- El exnegociador rebelde de paz Jesús Santrich, requerido por Estados Unidos por narcotráfico y quien se rearmó en 2019, murió en un enfrentamiento en Venezuela, según informaron distintas fuentes.

El gobierno colombiano aseguró que recibió información de inteligencia sobre la muerte de Santrich, datos luego confirmados por el mismo grupo armado donde militaba actualmente el excombatiente de las FARC, la disidencia Segunda Marquetalia.

Lenta vacunación y poco aislamiento social: los científicos anticipan una tercera ola de coronavirus en Brasil

“Sucedió en la Serranía del Perijá, zona binacional fronteriza, entre El Chalet y la vereda Los Laureles, dentro de territorio venezolano. Hasta ese lugar penetraron los comandos colombianos por orden directa del presidente Iván Duque”, relató el grupo en un comunicado.

El ministro de Defensa Diego Molano había dicho en su cuenta de Twitter que, por “información de inteligencia”, supo que habría muerto en “enfrentamientos ocurridos ayer en Venezuela” junto a “otros delincuentes”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La revista Semana dijo que según “altas fuentes venezolanas” el líder rebelde murió en un choque “entre bandas ilegales”. Según el diario El Tiempo, un informe que circuló entre altos mandos del Ejército de Venezuela aseguraba que un grupo mercenario ingresó a la zona del campamento donde se encontraba Santrich motivado por la recompensa que había por su paradero.

Santrich estaba acompañado por un anillo de seguridad integrado por 12 personas, y había establecido su zona de operaciones cerca de la serranía de Perijá para coordinar personalmente la resurrección de una facción de las FARC llamada Frente Martín Caballero.

La desmovilización de las FARC dejó un vacío de poder
La desmovilización de las FARC dejó un vacío de poder


La desmovilización de las FARC dejó un vacío de poder

Antes de su rearme, Santrich quedó en la mira de Estados Unidos por su presunta relación con el narcotráfico tras firmar la paz. En abril de 2018 fue capturado con fines de extradición, pero en mayo de 2019 fue liberado por orden de la Corte Suprema, que asumió su expediente.

En junio de ese año, ejerció por unas semanas como congresista en virtud del acuerdo de paz, pero luego desapareció y solo se volvió a saber de él cuando, vestido de militar, anunció su vuelta a la clandestinidad.

Junto a Iván Márquez, exjefe del equipo negociador de las FARC, organizó la disidencia Segunda Marquetalia, alegando incumplimientos de lo pactado, una crítica reiterada por excombatientes rebeldes y organismos de derechos humanos. El grupo disidente, que reúne a otros mandos que también se marginaron del acuerdo, opera principalmente en Venezuela, y, según denuncia la inteligencia militar colombiana, lo hace con la ayuda de las fuerzas chavistas.

Santrich o Seuxis Hernández Solarte, de 54 años, retomó así la lucha armada a la que había renunciado en 2016, como parte del acuerdo de paz que puso fin a la que fue la organización rebelde más poderosa de América.

El testimonio de un cura argentino en la Franja de Gaza: “Esto es una guerra sucia”

Washington ofrecía una recompensa de hasta diez millones de dólares por los dos combatientes, y habría sido el móvil de la operación sucedida el domingo en Colombia.

Conocido por sus actitudes desafiantes y mordaces en su época de negociador de paz, Santrich siempre alegó inocencia y achacó los cargos de narcotráfico a “montajes” contra los acuerdos de La Habana. Santrich fue un quebradero de cabeza en las negociaciones de Cuba para la delegación del gobierno colombiano por su dogmatismo y poca flexibilidad. Era uno de los encargados de redactar no solo los comunicados conjuntos, sino el acuerdo en sí, midiendo al milímetro cada palabra.

Su actitud contrastaba con la de otros comandantes de las FARC dispuestos a regresar a la vida civil tras décadas en la selva combatiendo al Ejército y que se financiaban con secuestros y extorsiones a campesinos y empresarios.

La información sobre su muerte se dio luego de que la Corte Suprema de Justicia de Colombia diera luz verde la semana pasada a la extradición de Santrich. El tribunal justificó su decisión en “las conductas de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes que le son imputadas en el extranjero carecen de connotación política”.

Agencias AFP, ANSA, Reuters y El Tiempo/GDA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.