Colombia: Banda PCC tenía planes de matar a fiscal paraguayo

·3  min de lectura
Personas sosteniendo una imagen del difunto fiscal antidrogas Marcelo Pecci asisten a una reunión para exigir justicia por su asesinato, en Asunción, Paraguay, el viernes 13 de mayo de 2022. (AP Foto/Jorge Saenz) (ASSOCIATED PRESS)

BOGOTÁ (AP) — La organización criminal Primer Comando Capital tenía planes y negociaciones para asesinar al fiscal paraguayo Marcelo Pecci, indicaron el martes las autoridades colombianas.

El PCC, fundado en Brasil y con incidencia en Paraguay, habría negociado para atentar inicialmente en Paraguay contra Pecci, un reconocido fiscal contra el crimen organizado que los investigaba, indicó el director de la policía de Colombia, general Jorge Luis Vargas, en una declaración oficial.

“Por cuestiones de coordinación delincuencial entre ellos, de acuerdo con mis colegas paraguayos, ese homicidio no pudo ser consumado en Paraguay y el acuerdo al que llegaron varios de los delincuentes determinadores... (es que) fuera realizado en cualquier parte del mundo”, agregó Vargas.

El general colombiano aseguró que continúan trabajando con organismos de inteligencia para poder clarificar qué determinó el homicidio, sin descartar que el crimen esté relacionado con estructuras de narcotráfico a nivel mundial y terrorismo radical.

El asesinato del fiscal contra el crimen organizado ocurrió en la mañana del 10 de mayo en una playa privada de la península de Barú, en Cartagena, cuando se encontraba disfrutando de su luna de miel con su esposa, la periodista Claudia Aguilera, quien resultó ilesa.

La operación criminal habría costado más de 528.000 dólares, según la fiscalía colombiana.

Cinco personas fueron capturadas y están siendo judicializadas. Uno de ellos identificado como Francisco Luis Correa Galeano habría sido el encargado de “estructurar” la operación y contratar a los sicarios.

Un sexto hombre de nacionalidad venezolana identificado como Gabriel Carlos Salinas Mendoza se encuentra prófugo. Las autoridades colombianas activaron una circular azul de Interpol para buscarlo, especialmente en Venezuela, a donde consideran que habría huido.

Según la reconstrucción de los hechos realizada por la fiscalía, el 5 de mayo los sospechosos se habrían reunido en un local comercial de Medellín, al noroeste del país, donde todos residían. Allí al parecer concertaron el crimen y sus diferentes funciones dentro de la operación.

Al día siguiente, se cree que se dividieron en grupos y viajaron hacia Cartagena, algunos en avión y otros en automóvil. Marisol Londoño Bedoya y su hijo Cristian Camilo Monsalve Londoño, se hospedaron en el mismo hotel del fiscal Pecci para seguir sus pasos.

Videos de las cámaras de seguridad del hotel publicados por la fiscalía muestran a los sospechosos caminando en la playa cerca del fiscal y su esposa. Bedoya ingresa al mar y mueve los brazos, lo que según la fiscalía habría sido la señal para que sus cómplices llegaran al punto exacto de la playa donde estaba Pecci. Minutos después dos hombres en una moto acuática llegan al sitio, uno de ellos desciende y le propina tres disparos al fiscal, lo que causa su muerte. De inmediato huyen y arrojan al mar el arma de fuego, que luego fue hallada por un turista, de acuerdo con la fiscalía.

Quien habría disparado fue identificado como Wendre Stil Scott Carrillo, en complicidad con Salinas Mendoza, quien sería el conductor de la moto acuática. Cerca del sitio los habría esperado Eiverson Adrian Zabaleta Arrieta para transportarlos y huir.

El fiscal colombiano Francisco Barbosa aseguró que las publicaciones en redes sociales realizadas por el fiscal Pecci y su esposa -quienes no contaban con protección ni alertaron a las autoridades colombianas sobre su estadía- fueron clave para que los presuntos homicidas los ubicaran. “Publicar en redes sociales sin responsabilidad puede convertirse en un alma letal. Los delincuentes manifestaron que en muchas ocasiones estuvieron perdidos, pero que gracias a las redes sociales lograron la ubicació

Cuatro capturados aceptaron ante un juez los delitos de porte ilegal de armas y homicidio agravado. Solo rechazó los señalamientos en su contra Correa Galeano, quien perteneció a una banda delincuencial colombiana y en el pasado estuvo dos veces en la cárcel. Los cinco capturados serán trasladados a una prisión colombiana de máxima seguridad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.