Colocan veladoras en casa donde menores fueron asesinados en Sonora

·1  min de lectura

HERMOSILLO, Son., julio 7 (EL UNIVERSAL).- Velas, flores y frituras han sido colocadas afuera del domicilio donde Juan Esteban, Ian Karim y Carlos Daniel, de 4, 11 y 17 años de edad, fueron asesinados por su padre.

Una cinta amarilla resguarda el área donde el pasado lunes fueron descubiertos los cuerpos sin vida de cuatro personas.

Juan Nepomuceno, de 38 años de edad, había tenido problemas con Esmeralda, la madre de sus hijos, a quien le rogó para pasar el fin de semana con ellos y se los prestó.

Alrededor de las 13:00 horas del lunes, luego de que no los regresó, fue a buscarlos, al tocar en forma insistente y que no le abrían pidió apoyo policiaco.

Agentes de la patrulla 15110 de la Policía Estatal de Seguridad Pública acudieron al reporte y al entrar al domicilio encontraron los cuerpos sin vida de las cuatro personas.

Todos tenían impacto de bala; Juan Nepomuceno quien se desempeñaba como guardia de seguridad disparó su arma contra sus hijos y después se suicidó.

El triple infanticidio habría ocurrido la noche del domingo 4 de julio, en un domicilio del Fraccionamiento Privadas del Real Sección II, en las calles Privada Anglicana y Privada Che, al norponiente de Hermosillo, Sonora.

En la escena del crimen, peritos de la Fiscalía General de Justicia del Estado, aseguraron un arma de fuego tipo escuadra, calibre. 40 milímetros.

La madre, presa de una crisis nerviosa, fue trasladada a recibir atención médica.

La familia sufría de violencia intrafamiliar y terminó en tragedia.

Esmeralda Paz de 33 años de edad, publicó en su foto de perfil fotos de sus tres hijos, donde se le han externado palabras de aliento y consuelo por la dolorosa e irreparable pérdida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.