Colocan ofrenda en memoria de niño arrollado

ECATEPEC, Méx., noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- Con una grúa de plástico color azul, un par de tenis, dos baloncitos, dos chocolates, una figura de trapo de Baby Yoda, dos fotografías, flores y veladoras, hicieron una ofrenda en memoria de Rodrigo, el niño de siete años de edad que murió el miércoles en un accidente sobre la avenida Central, en la colonia Valle de Anáhuac.

La ofrenda llama la atención de los transeúntes que pasan por la estrecha banqueta que divide al arroyo vehicular, por lo que muchos caminan por uno de los carriles laterales de la avenida Central, como algunos de los heridos que fueron arrastrados por la motocicleta y el Suzuki color amarillo que la embistió por atrás la tarde del miércoles.

El sitio donde ocurrió el percance es muy transitado porque se encuentra a unos metros de distancia de la estación Ecatepec de la Línea B del Metro, así como de la Universidad del Valle de Ecatepec y del Tecnológico de Estudios Superiores de Ecatepec.

"Pudo ser peor el número de muertos y heridos porque por aquí pasan cientos de estudiantes y personas que van al Metro", contó María del Socorro, una de las residentes de la colonia Valle de Anáhuac.

El miércoles, el chofer de un vehículo Suzuki amarillo embistió por atrás a una motocicleta, luego de que había tenido un conflicto vial con el conductor y después chocó contra varios puestos sobre la avenida Central.

Por el impacto, Rodrigo perdió la vida y cinco personas más fueron atendidas por los servicios de emergencia que acudieron a ofrecerles los primeros auxilios.

El conductor del Suzuki fue identificado como Roberto "N", de 31 años, quien es buscado en hospitales de la capital porque al parecer también resultó herido.

En la casa de Rodrigo, en la colonia Ciudad Azteca en Ecatepec, sus familiares esperaban su cuerpo para velarlo y darle el último adiós. En la calle Tollocan colocaron una carpa para que los seres queridos, vecinos y amigos estén con él mientras lo llevan al panteón a sepultarlo.

Sergio, padre del menor, exigió justicia y que el responsable del accidente sea detenido, juzgado y condenado por la desgracia que provocó.

Profundamente dolido, comentó que no ha recibido ayuda oficial de las autoridades de los tres niveles de gobierno, únicamente sus amistades, vecinos y alguna organización se han acercado con ellos.

Antes de las 17:00 horas de este jueves llegó una ambulancia de la Cruz Roja en la que venía Rosalba, la madre de Rodrigo, quien fue una de las lesionadas en el accidente.

En una camilla fue ingresada al domicilio. Luego de recibir atención médica fue dada de alta para despedir a su hijo.