Una nueva arena móvil en el Coliseo recuperará parte de su esplendor de antaño

M. J. Arias
·3  min de lectura

El ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, tiene un plan futuro para el Coliseo y ha dado el siguiente paso para ponerlo en marcha: el anuncio para encontrar el mejor diseño de arena. La idea, en la que llevan trabajando un tiempo, es la de dotar al mítico edificio romano de una arena que recupere parte de su aspecto original cuando fue levantado en el siglo I d.C, pero también muestre al visitante su impresionante maquinaria.

La nueva arena será retráctil para poder moverla y dejar al descubierto los subterráneos del Coliseo. (Foto: Cheng Tingting/Xinhua via Getty)
La nueva arena será retráctil para poder moverla y dejar al descubierto los subterráneos del Coliseo. (Foto: Cheng Tingting/Xinhua via Getty)

La agencia de noticias Ansa publica que desde hace décadas los arqueólogos han estado estudiando la restauración del Anfiteatro Flavio (nombre original del Coliseo) y si sería posible devolverle la arena. La idea, adelantada hace un lustro por el arqueólogo Daniele Manacorda, tiene un fuerte apoyo en Franceschini, que ha prometido “será una arena supertecnológica y al mismo tiempo removible y no invasiva”.

Una vez colocada, se espera que a finales de 2021, “permitirá al público comprender plenamente el uso y función de este ícono del mundo antiguo”. El plazo de presentación de los diseños se cerrará, según el anuncio oficial, el próximo 1 de febrero. Quienes se presenten deberán leerse con detenimiento las múltiples indicaciones y los documentos adjuntos a la convocatoria en los que se indican todos los aspectos técnicos, históricos y artísticos a tener en cuenta.

El proceso será seguido de cerca en todo momento por el Parque Arqueológico Coliseo, que debe autorizar cada restauración y cambio. En palabras de su directora, Alfonsina Russo, “seguiremos todo de cerca, cada elección debe ser examinada con nosotros”. El proyecto cuenta con un presupuesto anunciado previamente de 18,5 millones de euros.

Antiguo anfiteatro, el espacio del Coliseo, que cada año recibe millones de visitas, contaba con un complejo mecanismo de ascensores y maquinaria para dar vida a la gran variedad de espectáculos que albergaba. Cuentan los historiadores que para poder mover los 28 montacargas de los que disponía se necesitaban 224 personas. Estos se usaban para subir a la arena –formada en origen por una tabla de 76 metros por 44– a gladiadores, bestias, materiales… Todos ellos desde la parte inferior, donde a día de hoy se pueden ver las galerías y estancias que recorrían la zona baja de la monumental construcción.

En un principio pensado para recrear batallas navales, no funcionó para tales efectos y acabó siendo ‘reinventado’ dando paso a otro tipo de espectáculos como cacerías y peleas. Señalan desde Ansa que su inauguración se celebró en el año 80 d.C. y que fue erigido en solo ocho años en el mismo lugar donde Nerón había querido construir un lago para su cercana Domus Aurea.

El Coliseo es uno de los monumento más visitados por los turistas en Roma. (Foto. Getty Images)
El Coliseo es uno de los monumento más visitados por los turistas en Roma. (Foto. Getty Images)

El Ministro de Cultura italiano ha precisado que no habrá problema es seguir celebrando en sus instalaciones eventos puntuales y que el hecho de que la nueva arena se pueda mover facilitará a los visitantes hacerse una idea no solo de la imagen original del Coliseo, sino de la complejidad de los mecanismos que lo hacían funcionar y de su trazado subterráneo.

En cuanto a los tiempos que se manejan, Franceschini calcula que el proyecto debería estar listo en primavera; la licitación para elegir la empresa que lo lleve a cabo podría lanzarse a principios de verano y comenzar con las obras a finales del mismo. Si todo va bien, a finales de 2021 el Coliseo volvería a tener arena.

EN VÍDEO | El gran mausoleo de Augusto en Roma se abre al mundo tras décadas de abandono