Colectivos sin ventanas: la propuesta de un infectólogo ante la segunda ola de coronavirus

·1  min de lectura
Uso del transporte público en la ciudad de Buenos Aires, el 5 de noviembre de 2020
Ignacio Sánchez

Un infectólogo propuso quitar los vidrios de los colectivos para permitir la circulación de aire, ante el avance de la segunda ola de coronavirus en el país. Se trata de Antonio Montero, director científico del Centro de Medicina Tropical y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario.

Acoso en el gimnasio: un hombre le sacó fotos de espaldas a una mujer y quedó grabado

“Cerrar las ventanillas es lo peor que se puede hacer en una pandemia”, indicó el especialista en diálogo con el programa Arriba Córdoba (eldoce). Montero insistió en que la ventilación será clave para evitar contagios durante el invierno, dado que la principal fuente de contagio es a través de los “aerosoles” que una persona infectada transmite al hablar, toser o estornudar.

Uso del transporte público en la ciudad de Buenos Aires, el 5 de noviembre de 2020
Ignacio Sánchez


La propuesta de quitar los cristales de las ventanillas serviría para mejorar la circulación de aire (Ignacio Sánchez/)

“Esos aerosoles quedan suspendidos por un tiempo largo en la habitación donde está el enfermo que acaba de emitir el virus”, continuó. Montero añadió que es necesario “extremar los cuidados con respecto a la ventilación”.

“La gente no puede estar apiñada adentro de un colectivo, tren, bar o restaurant con todo cerrado”, sostuvo. Además, aclaró que el riesgo de contagio baja si se renueva o circula el aire, y que no se puede depender de la “voluntad de un conductor para que se acuerde de abrir las ventanas”.

Bienvenidos a bordo: la emoción de una pareja que ganó $540 mil

Uno de los problemas que existe, observó, es que los viajeros suelen cerrar las ventanas para no tener frío, pero que igualmente es preciso mantener la ventanas y puertas de los transportes público siempre abiertas, más allá de las temperaturas. Incluso, se animó a brindar una solución. “Sáquenle un par de cristales. No es difícil y se ventila a la fuerza”, sostuvo.