Codependencia petrolera China-EE.UU. es inevitable: D. Fickling

·5  min de lectura

(Bloomberg) -- Por la forma en que China y Estados Unidos están trabajando de la mano para liberar crudo de sus reservas estratégicas de petróleo y reducir un poco la tensión en el mercado petrolero, uno podría pensar que los dos mayores consumidores de energía del mundo encontraron un aspecto en el que pueden cooperar.

Most Read from Bloomberg

En retrospectiva, “tomar medidas para abordar los suministros energéticos globales” —claramente una referencia a las liberaciones de reservas que se dieron— fue uno de los pocos puntos sólidos de acuerdo en la cumbre virtual de la semana pasada entre los presidentes Joe Biden y Xi Jinping.

No obstante, sigue siendo una relación incómoda. Hablemos de Khalifa, un puerto en las costas ricas en petróleo del golfo Pérsico donde la estatal china Cosco Shipping Co. viene construyendo una terminal de contenedores de US$738 millones con el Gobierno de Abu Dabi. Agencias de inteligencia estadounidenses descubrieron que China estaba estableciendo de manera secreta una instalación militar en el puerto y presionó a los Emiratos Árabes Unidos para detener la construcción, informó el Wall Street Journal la semana pasada, citando a personas que no nombró. Eso representaría una incursión extraordinaria en una región donde EE.UU. es la única gran potencia militar externa (sus aliados, el Reino Unido y Francia, también tienen pequeñas bases en Baréin y los Emiratos Árabes Unidos).

No es difícil entender por qué Pekín querría un punto de apoyo más seguro en el golfo. EE.UU. ha sido uno de los tres mayores productores de petróleo del mundo desde el siglo XIX y podría, de ser necesario, ser autosuficiente. China, por otro lado, importa casi las tres cuartas partes de su petróleo, alrededor del 60% del total por vía marítima.

El régimen de Pekín tiene una dependencia existencial de las largas líneas de oferta que transportan crudo desde el golfo a sus puertos del este —y la Armada de EE.UU. proporciona el detalle de seguridad para ese comercio—. Si las dos naciones llegaran a enfrentarse (en un conflicto sobre Taiwán, por ejemplo), sería relativamente fácil para Washington bloquear el suministro de energía de China en el estrecho de Ormuz, Malaca y Singapur. Eso podría paralizar a todo el país y, más importante aún, la fuente de energía de su máquina de guerra.

La energía y el transporte han impulsado durante mucho tiempo el gran conflicto de poder. El bloqueo naval de Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial cambió la guerra a su favor al aislar a Alemania de los fertilizantes de nitrato importados, lo que provocó un déficit de calorías generalizado y hambre. La colonización japonesa de Manchuria y luego del sudeste asiático dos décadas más tarde tuvo como objetivo reemplazar su dependencia anterior del petróleo estadounidense. Hitler invadió Rusia en parte para capturar los campos petrolíferos del Cáucaso y arreglar la dependencia obsoleta de la Wehrmacht de los caballos de fuerza en lugar del transporte motorizado.

Esa es la mejor explicación para la continua participación obsesiva de Washington en el Medio Oriente, una región en la que tiene pocos intereses estratégicos proporcionales a las grandes sumas invertidas durante décadas.

“La primacía de EE.UU. en el golfo es un elemento clave de su estatus como potencia global predominante”, dijo David Brewster, investigador principal de la Escuela de Seguridad Nacional de la Universidad Nacional de Australia que se centra en el océano Índico. “Si EE.UU. no estuviera allí, entonces China estaría allí, y eso desestabilizaría a toda la región”.

Es comprensible que a Pekín no le guste sentirse ahorcada de esta manera por EE.UU., pero está atascada, a menos que las nuevas tecnologías de cero emisiones de carbono puedan reemplazar el crudo tanto en usos civiles como militares.

Los elementos clave de las políticas exterior y de defensa de China durante la última década tienen más sentido cuando se perciben como un intento por corregir el desequilibrio de poder. La Iniciativa de la Franja y la Ruta, con sus puertos en Tanzania, Pakistán, Sri Lanka y Myanmar, le da a Pekín una posición en el océano Índico que algún día podría servir para compensar su grave escasez de instalaciones militares de reabastecimiento y oferta. La única base militar de China en el extranjero, en Djibouti, a las puertas del mar Rojo, podría tener un propósito similar.

Los oleoductos a través de Myanmar, una vía férrea a través de Malasia y los incentivos para el transporte ferroviario a través de Asia central reducen la dependencia del cuello de botella alrededor del estrecho de Singapur. El reciente aumento de la actividad antipiratería de China en el océano Índico y la construcción de portaaviones sugieren ambiciones de convertirse en una potencia naval de alta mar, capaz de operar lejos de sus propias costas y de asegurar líneas de comunicación marítimas distantes esenciales para su propia supervivencia.

Es un juego peligroso. Es poco probable que China sea alguna vez una flota competitiva en el océano Índico, dijo Brewster: “En el caso de gran conflicto, sería inmediatamente aislado de los puertos y quedaría muy vulnerable”. Aun así, los intentos de las grandes potencias de protegerse del control de los mares por parte de sus rivales históricamente han precipitado el conflicto tanto como lo han evitado, como ocurrió con la carrera armamentista anglo-alemana antes de la Primera Guerra Mundial y el ataque preventivo de Japón contra Pearl Harbor.

En este caso también aplica. Cualquier cambio gradual de EE.UU. hacia China en el control de las líneas de oferta de crudo de Asia alarmaría a los otros aliados de Washington dependientes del petróleo (Japón, Corea del Sur y Taiwán) tanto como reconfortaría a Pekín. India, el tercer mayor importador de crudo del mundo y el hegemón natural en el océano Índico, también podría darse cuenta de que no puede quedarse de brazos cruzados.

Por mucho que este inquietante statu quo pueda molestar a los expertos en política exterior de EE.UU. que quisieran que la nación se alejara del Medio Oriente y alarmara a sus pares en China que temen que su seguridad nacional quede bajo el control del Pentágono, por el momento es lo mejor que tenemos. La cooperación entre las grandes potencias sobre la liberación de sus reservas estratégicas de petróleo podría no transformar el mercado petrolero. Sin embargo, la alternativa a la cooperación es mucho peor.

Nota Original:

China and U.S. Can’t Cut Oil Market Codependency: David Fickling

Most Read from Bloomberg Businessweek

©2021 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.