La Cocina que Sana: Barriga y corazón contentos

·5  min de lectura

Arleen Sevilla lamenta que algunas personas vean a los refugiados del huracán María como personas que llegaron a Florida a vivir del mantengo.

La puertorriqueña llegó a Florida con su esposo, su suegra y sus dos hijos y aunque inicialmente necesitaron ayuda para poder establecerse en el Estado del Sol, asegura que tanto ella como otros boricuas con los cuales tiene contacto luchan a diario para hacerse una nueva vida que dependa solo de su sacrificio.

En la Isla del Encanto tenía una repostería. La cocina siempre fue su pasión. Por eso cree que cuando necesitó buscar comida en los bancos de alimentos, lograba “hacer inventos que reflejaran los sabores de nuestra isla, aunque fuese usando productos que usualmente no consumimos”.

Y es que las marcas que se donan a los bancos de comida no siempre son las conocidas entre la comunidad hispana. En otras ocasiones, aunque tengan “la latita de habichuelas Goya a lo mejor no te dan los condimentos o sazones. Entonces toca ponerse creativo”, dijo.

Uno de los bancos de alimento que frecuentaba era el de Healing Hunger Food Pantry que está en la Iglesia Episcopal Jesús de Nazaret. Ahí conoció otros compatriotas que también iban en busca no solo alimentos, sino de compañía, gente que entendiera su situación.

Ahí comenzó de voluntaria y se dio cuenta de que “muchos latinos, la comunidad inmigrante, los boricuas que llegaban no sabían qué hacer con los alimentos que le daban. Los agradecían porque era comida, pero no necesariamente lo veían como comida rica”, dijo.

Así poco a poco, gracias a organizaciones como Vamos4PR quienes trabajaron mano a mano con los puertorriqueños recién llegados y unos fondos federales que le fueron otorgados a la iglesia, se establecieron varios programas bajo el nombre de Liderazgo con propósito. Ahí, un grupo de personas escogidas trabajan ganando un salario mientras aprenden nuevas destrezas que los ayudaran en su vida futuro ya sea a nivel personal o profesional.

Sevilla forma parte de este diverso grupo y a principios de junio de este año comenzó un nuevo segmento llamado “La cocina que sana / The Healing Kitchen”. El segmento que se transmite todos los martes y jueves a través de la plataforma de Facebook en las páginas de Healing Hunger Food Pantry, Iglesia Episcopal Jesús de Nazaret y Liderazgo con propósito.

Tal y como dicen los nombres de estas páginas, la meta es poder convertirlos en líderes con propósito mientras sanan el hambre y el alma, dijo el padre José Rodríguez, quien supervisa las labores.

“El no quiere coger protagonismo, pero gracias a él logramos todo lo que estamos haciendo”, dijo Sevilla. “Yo siempre he sido apasionada de la cocina, pero gracias a que él y su equipo creyeron en mí, he podido lograr esto para el bien de todos”, sostuvo.

Sevilla cuenta con la compañía de Eric Lebrón, natural de Manatí, Puerto Rico, pero quien se mudó a Florida Central en el 2015. A sus 21 años Lebrón, un estudiante de la Universidad de Florida Central dice que busca maneras de poder crecer profesionalmente mientras ayuda a la comunidad. Durante el segmento de La Cocina que Sana, Sevilla explica los ingredientes que se van a utilizar para realizar el platillo del día. A su vez, Lebrón hace una traducción simultánea de los ingredientes y el procedimiento. “Cuando comenzamos ni siquiera estaba en la cámara, hacía la traducción porque queríamos que las personas que hablan inglés también pudieran verlo”, dijo. Poco a poco han ido definiendo el programa culinario que cuenta con un pequeño, pero dinámico grupo de trabajo.

Entre estos la hija de Sevilla, Jaryan Figueroa, quien hace el maquillaje de su madre para la grabación, Christopher Rivera quien hace la edición del programa y Pedro Laboy quien es el técnico encargado de que el Facebook Live salga en las diferentes plataformas y que las cámaras estén alineadas correctamente para la producción. A sus 20 años, Laboy, también llegado después de María, dice que ha encontrado su pasión en la producción y la ha podido perfeccionar en este trabajo.

El joven llegó inicialmente a Nueva York donde estaba su padre y eventualmente se mudó a Florida para reunirse con su madre y su hermana. “Me siento bien afortunado. Reconozco que no todo el mundo ha tenido esta habilidad de poder hacer cosas que le gustan, de poder estar establecidos relativamente rápido y tener apoyo incondicional”, dijo.

Para él, más allá de poder hacer posible la transmisión del programa, el usar su tiempo para algo que genera cambio y da esperanza lo llenan. “Cuando buscaba qué hacer, dije ‘Puedo usar mi tiempo, siendo yo un poco más afortunado que otros y ahí decidí ayudar”, dijo mientras respiró profundo intentando no llorar. “La oportunidad de poder dar, aunque sea un poquito de esperanza y que sepan, aunque sea a través de la pantalla, que no están solos”, dijo.

Sevilla dice que se siente bendecida de poder compartir con este grupo de jóvenes dinámicos mientras comparten recetas que “todos pueden hacerlas con todo tipo de comida, las que consiguen en los bancos de comida, las que compran en tiendas de a dólar, las sobras de la casa. Lo importante es que vean que con poco se puede hacer mucho y que mientras también mantengamos alimentado el alma, todo es posible”.

Como el programa es parte de una subvención de la iglesia episcopal, como también comparten escrituras bíblicas y las discuten brevemente. “Jamás me imaginé que iba a hacer eso. Antes me escribían más o menos lo que iba a decir, pero ahora ya yo misma leo la palabra y la discuto a base de mis experiencias y lo que hemos aprendido en la iglesia”, dijo Sevilla. Lebrón hace la versión en inglés de las escrituras.

De este modo, Sevilla, quien perdió su negocio en Puerto Rico producto del desastre natural, puede continuar con su misión y compartir su don en la cocina. “Me alegra poder ponerme nuevamente mi uniforme de chef. Antes me conocía como Cake Reina porque me dedicaba a hacer postres y bizcochos. Ahora soy la reina de mi destino y sé que Dios nunca nos abandona y además ayudamos a los demás”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.