Cocaleros de Bolivia se enfrentan por el control del mercado de la hoja de coca

·2  min de lectura

LA PAZ, 8 sep (Reuters) - Una movilización de cocaleros tomó por la fuerza el centro de venta de hoja de coca de otro grupo, que ellos consideran ‘ilegal’ y que funcionaba en una zona populosa de la ciudad de La Paz, capital política de Bolivia.

El grupo que reclama la existencia de un mercado paralelo marchó por cinco días desde los Yungas, región selvática ubicada al norte de La Paz donde se cultiva la hoja milenaria con altas propiedades nutricionales y medicinales, aunque también es la materia prima para fabricar cocaína.

Los marchistas rebasaron el cerco policial lanzando dinamita y prendieron fuego al mercado paralelo liderado por Arnold Alanez, dirigente afín al partido oficialista MAS.

La policía no pudo evitar la embestida contra el otro grupo reducido de cocaleros que custodiaba su centro de comercio. En el enfrentamiento se lanzaron piedras, palos, petardos y bombas molotov.

El dirigente del grupo que reclama el cierre del mercado paralelo, Esar Apaza, culpó al gobierno de Luis Arce por permitir la apertura del nuevo centro de comercialización de coca. “Hemos sido claros de que no podríamos contener esta movilización, porque era incontenible, los socios estaban enojados, y ahí está esto es responsable el gobierno y sus ministros”.

“Nosotros somos los verdaderos productores de coca, nosotros somos los verdaderos cocaleros ancestrales”, afirmó una cocalera indígena de los Yungas.

Los cocaleros movilizados anunciaron que no volverán a sus regiones hasta que el gobierno resuelva el conflicto haciendo cumplir las normas. La Ley General de la Coca establece sólo dos mercados para la comercialización, una en La Paz y otra en Sacaba, Cochabamba.

“¡Queremos paz, queremos estudiar!”, demandaron los niños de una de las escuelas que hay en la zona del conflicto. Los vecinos se encuentran atemorizados por el uso de artefactos explosivos.

(Reporte de Daniel Ramos; Editado por Nicolás Misculin)