Le cobraron $7700 en una parrilla y denunció que la estafaron con un menú paralelo

·3  min de lectura
De visita en Casa Grande, Córdoba, una turista almorzó en una parrilla y vivió una mala experiencia por una presunta estafa
Facebook

Una usuaria de Facebook denunció a una parrilla cordobesa que intentó estafarla con una supuesta “carta paralela”, donde los precios eran superiores a los de la original, y decidió publicar el recibo en la red social para compartir su indignación.

Una turista de la ciudad de Córdoba acusó a un restaurante de la localidad de Casa Grande, ubicada a 75 kilómetros de la capital provincial, de intentar engañarla en la factura final de su almuerzo ya que los precios que figuraban eran superiores a los que había visto en la carta al sentarse.

Selfie trágica: una influencer murió mientras se fotografiaba sobre un acantilado

El domingo al mediodía, Florencia ingresó a la parrilla junto a su familia (integrada por tres adultos y dos menores) luego de hacer un paseo por el zoológico Tatú Carreta. Al momento de ordenar la comida, revisó los valores y, aunque “eran un poco caros”, avanzó con el pedido.

Pero cuando pidió la cuenta, el total de la cuenta la sorprendió. “Obvio que vimos la carta antes de sentarnos. Los precios nos parecían accesibles porque entendimos que por la pandemia y la falta de trabajo las cosas iban a estar un poco caras, pero lo podíamos pagar. Al momento de abonar la cuenta, comenzaron los problemas porque los precios de la factura no coincidían con la carta”, aseguró Florencia al medio local La Estafeta Online.

Según el ticket, el costo ascendía a $7760 e incluía: una porción de papas fritas a $530, dos promociones de parrillada de seis cortes a $1160, dos empanadas a $260, un agua y una coca a $940, una cerveza a $820, dos milanesas napolitanas con papas fritas a $2020, un plato de tallarines con crema a $950, un flan mixto a $460 y dos bombones helados a $620.

Escándalo a bordo: intentó abrir la puerta del avión en pleno vuelo y la ataron con cinta a un asiento

“Nos querían cobrar como $420 extra por agregarle crema a los fideos y otros $200 por la crema del flan. También nos decían que las milanesas no venían con papas, pero en la carta figuraba con fritas. Más allá de que el monto final era una locura, lo cierto es que había precios que no estaban especificados en la carta. Nosotros habíamos hecho un cálculo previo para pagar unos $1200 por adulto y nos querían cobrar casi $2000”, manifestó indignada.

Una usuaria de Facebook denunció a una parrilla cordobesa que intentó estafarla con una segunda carta, en donde los precios eran superiores a los de la primera
Facebook


Una usuaria de Facebook denunció a una parrilla cordobesa que intentó estafarla con una segunda carta, en donde los precios eran superiores a los de la primera (Facebook/)

Ante el reclamo, el encargado de la parrilla indicó que los turistas “se habían equivocado” y les entregó una carta para que revisara los precios. La mujer advirtió que se trataba de un menú distinto al que había leído cuando ordenaron el almuerzo.

Me dijo que estaba equivocada, que lo tenía que pagar o llamaba a la policía, a lo cual yo no tenía ningún inconveniente de que viniera. En plena discusión agarramos una carta que estaba en la mesa de unos chicos que recién se sentaban, para compararla con la que nos dio el encargado, y nos dimos cuenta que tenía los precios que habíamos visto cuando pedimos la comida. Llegamos a la conclusión de que tenían dos cartas: una para cuando pedís y otra para cuando pagás”, indicó la mujer.

Australia: la polémica publicidad para prevenir los contagios de Covid que enfureció a todos

Luego de una fuerte discusión con el empleado, la familia decidió pagar el almuerzo pero teniendo en cuenta el primer menú. De esta manera, abonaron un nuevo ticket de $5427 y se marcharon de la parrilla con la promesa de realizar la denuncia. Además, la mujer publicó la foto de la factura en sus redes sociales y la imagen se viralizó de manera inmediata.

“Hubo gente que me criticó en el posteo, pero simplemente quiero que no le pase a otra persona. Nos vamos a asesorar y vamos a hacer la denuncia. Pasamos una mañana linda y nos arruinaron la tarde. El encargado se quiso aprovechar por ser turistas”, concluyó Florencia.

LA NACIÓN intentó comunicarse con el restaurante, pero no hubo respuesta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.