CNDH pide medidas para evitar rebrotes de Covid en cárceles

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 7 (EL UNIVERSAL).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió a los encargados del sistema penitenciario emitir medidas cautelares para evitar que haya un rebrote de contagios de Covid-19 dentro de las cárceles en esta temporada invernal.

El organismo autónomo argumentó que en los meses pasados las personas privadas de su libertad fueron de los grupos de atención prioritaria más afectados por la pandemia, por lo que pidió a las autoridades reforzar las medidas sanitarias al interior de las cárceles.

"Las autoridades penitenciarias y de salud deben privilegiar la salud física y mental, el derecho al acceso de vacunas, medicamentos y atención médica especializada oportuna, a través de guardias permanentes de personal médico especializado tanto en los Centros Penitenciarios cuanto a través de videoconsultas para personas privadas de la libertad en donde se les brinde la atención psicoemocional ante los efectos generados por la pandemia.

"Se pidió, además, considerar la asignación de ambulancias debidamente equipadas y que se dote de manera ininterrumpida de todos los productos de higiene, protección y sanitización permitidos.

"Además, se instó a que se mantenga informadas a las personas que habitan en centros penitenciarios sobre cualquier medida que se adopte para salvaguardar su salud, la de sus familiares y de las personas defensoras que los visitan, entre otras gestiones", informó la CNDH a través de un comunicado.

Además de prevenir los contagios del Covid-19, la comisión también solicitó que se asegure el suministro de vacunas para la influenza para las personas recluidas, incluidos sus hijos e hijas que viven dentro de la cárcel.

La CNDH solicitó todas estas medidas cautelares a José Ángel Ávila Pérez, titular del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), así como a sus símiles estatales.

De igual forma, la CNDH indicó que la falta de recursos económicos no puede ser un pretexto para no implementar las medidas cautelares solicitadas, pues eso fomentaría que se violen los derechos humanos de las personas privadas de la libertad.