Clitoromegalia: el relato de una joven que explica por qué se sometió a una cirugía para reducir el clítoris

Una mujer se tapa con sus manos la entrepierna.
Clitoromegalia: el relato de una joven que explica por qué se sometió a una cirugía para reducir el clítoris. (Foto: BBC)

Tener un clítoris grande no es una patología, sino una disfunción dentro de lo que actualmente se conoce como diferencias del desarrollo sexual (DDS).

Las causas de esta condición pueden variar, desde problemas genéticos hasta trastornos hormonales, como por ejemplo el uso de esteroides anabólicos.

Recientemente la Escuela Maternidad Assis Chateaubriand, adscrita al Complejo Hospitalario de la Universidad Federal de Ceará, en Brasil, realizó dos clitoroplastias, unas cirugías que buscan corregir el clítoris.

María*, una de las pacientes operadas, tiene 22 años y BBC News Brasil habló con ella.

La mujer dijo que estaba en tratamiento hormonal en el complejo hospitalario desde diciembre de 2021 y se quejó al equipo médico por el tamaño de su clítoris, el cual aumentaba aún más durante sus relaciones sexuales, algo que le hizo sentir extremadamente incómoda.

"Cuando empecé a tener relaciones, a los 18 años, noté que mi clítoris se hinchaba fuera de lo común. Y eso era algo que me molestaba mucho", relató.

Buscando una solución

La joven le preguntó al ginecólogo en una de sus consultas rutinarias si existía la posibilidad de reducir el tamaño del órgano, ya que llevaba años sufriendo con esta situación.

Un médico realizando una operación.
La clitoromegalia se puede tratar con una operación mediante la cual se retira parte del tejido del clítoris. (Foto: BBC)

Según los médicos, María tiene una condición genética que terminó provocando una hipertrofia (es decir, un crecimiento anormal) del clítoris.

"Diariamente, [el órgano] no me molestaba, lo sentía normal, pero durante las relaciones sexuales, lo miraba y pensaba que no era normal. Por eso quería reducirlo", explicó la joven, quien agregó que su pareja sexual nunca mostró malestar con la situación, aunque le aconsejó buscar tratamiento ya que ella sí estaba disconforme.

Como no había un cirujano especialista en el hospital de Ceará, el procedimiento tomó un tiempo.

Finalmente, en la víspera de Navidad, un ginecólogo especialista de Sao Paulo accedió a viajar los casi 3.000 kilómetros que separan una localidad de la otra para realizar la cirugía.

"La operación salió muy bien y mi recuperación va excelente. Ahora me siento una mujer completa, porque para mí antes no era normal. Para muchas personas esto es solo un pequeño problema, pero para quienes viven con esto es difícil", afirmó.

Una doctora sosteniendo un modelo del sistema reproductor femenino.
Expertos aseguran que el crecimiento del clítoris no es una enfermedad, aunque admiten que puede afectar la autoestima de las mujeres y por ello recomiendan buscar asesoría especializada. (Foto: BBC)

"Tener un clítoris agrandado es una alteración común del desarrollo, pero no es una enfermedad", explicó Marcelo Praxedes Monteiro Filho, ginecólogo responsable de las cirugías y estudiante de doctorado en Urología en la Universidad de Sao Paulo (USP).

"Habrá dos meses de recuperación, pero hoy soy una mujer realizada y ya no estaré avergozanda durante las relaciones sexuales", agregó la paciente.

¿Qué es la clitoroplastia?

Es una cirugía para disminuir el tamaño del clítoris, pero no su función.

Al fin y al cabo, el órgano cuenta con más de 8.000 terminaciones nerviosas encargadas, sobre todo, de generar placer en el acto sexual.

Este órgano, similar a un "pequeño botón", varía en tamaño de persona a persona.

Monteiro Filho enumeró algunas de las causas que provocan esta hipertrofia, conocida como clitoromegalia.

  • Alteraciones genéticas, que se pueden percibir desde el nacimiento.

  • Aumento de la producción del grupo de hormonas masculinas (andrógenos).

  • Uso de esteroides anabólicos. La testosterona en su versión sintética, por ejemplo, se usa para ganar masa muscular más rápido. Por otro lado, produce un exceso de hormonas masculinizantes.

  • Uso de hormonas durante el embarazo.

  • Cambios hormonales por diversas causas.

  • Tumores que aumentan la producción de hormonas masculinas.

  • En casos extremos el síndrome de ovario poliquístico.

Un modelo 3D del clítoris.
El clítoris tiene 8.000 terminaciones nerviosas, las cuales son responsables del placer. (Foto: BBC)

El experto explicó que en el síndrome de ovario poliquístico (SOP), por ejemplo, hay un aumento de las hormonas androgénicas (masculinas).

"El SOP se considera la enfermedad endocrina más común en mujeres en edad reproductiva. Su prevalencia oscila entre el 5% y el 17% en este grupo de edad. Y puede causar irregularidad menstrual, acné, exceso de vello corporal. Y, en casos más graves, aumento del clítoris", comentó Monteiro Filho.

El clítoris tiene tejidos (cuerpos cavernosos) que se llenan de sangre cuando hay excitación, lo que hace que aumente de tamaño de forma natural.

Esto es común en todas las mujeres, pero en el caso de aquellas con clitoromegalia aumenta aún más debido al tejido eréctil.

Esto puede causar una erección más grande de lo esperado, causando molestias durante las relaciones sexuales.

Además, según los expertos, muchas mujeres tampoco se sienten cómodas usando bikinis o prendas muy ajustadas, como los jeans, debido a que el tamaño de sus partes íntimas puede llamar la atención.

"En la cirugía extirpamos precisamente esos tejidos que están agrandados, que son los cuerpos cavernosos. Pero conservamos todas las partes sensibles y vasculares de la paciente, que son las más importantes", explicó el ginecólogo.

¿El clítoris tiene un tamaño definido?

No hay un tamaño estándar del clítoris. Por lo tanto, lo ideal es acudir a un experto cuando realmente exista una molestia visual o sexual.

Una mujer preocupada junto a su pareja en la cama.
La hipertrofia del clítoris puede causarles a algunas mujeres molestias al momento de tener relaciones sexuales, afectando su autoestima. (Foto: BBC)

"La paciente no debe estar midiendo si el clítoris está agrandado o no, porque, en realidad, este es un tema muy personal. Y si está un poco agrandado y ella está satisfecha, no hay problema", aconsejó el galeno.

Sin embargo, existe una clasificación en la literatura médica llamada Prader, que oscila numéricamente del 1 al 4 y se utiliza para definir el grado de anomalía física de los genitales.

Esta evaluación, no obstante, solo puede ser realizada por un experto.

Pese a que esta condición afecta a un importante número de brasileñas en el país los procedimientos quirúrgicos para tratarlas todavía no son accesibles.

*El nombre fue cambiado para preservar la identidad de la entrevistada.

Este texto es una adaptación de un artículo para BBC News Brasil, puedes encontrar el texto original en portugués aquí.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los condones son más antiguos de lo que piensas