Clima para soja y maíz en Argentina mejora, pero un febrero seco podría afectar rindes

Hugh Bronstein
·2  min de lectura
Un camión circula por una carretera junto a un campo de soja en la localidad argentina de Tres Algarrobos

Por Hugh Bronstein

BUENOS AIRES, 26 ene (Reuters) - Lluvias recientes en Argentina mejoraron las perspectivas para la soja y el maíz del ciclo 2020/21, pero las preocupaciones respecto de los rendimientos de los cultivos se mantienen ante el inicio de febrero, uno de los meses más secos del año en el país sudamericano, dijeron analistas el jueves.

Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja, y el tercero de maíz. En los últimos meses los cultivos del país han recibido menos lluvias de las habituales debido a los efectos de una versión moderada del fenómeno climático La Niña.

Dentro de la próxima semana se espera que caigan unos 75 milímetros de lluvias en la mayoría de las regiones agrícolas de Argentina, con perspectivas de niveles de precipitaciones más cercanas a las comunes y temperaturas menos cálidas entre febrero y marzo.

"Creo que lo peor ya quedó atrás. Yo diría que la situación va a ser más favorable a partir de ahora, aunque sea por poco", dijo Dong Soon Choi, analista agrícola en Refinitiv.

"No obstante, todavía quedan varios factores de riesgo que jugarán un rol importante en las próximas semanas. Densidades de vegetación derivadas de imágenes satelitales permanecen por debajo de medianas históricas en casi todas las principales regiones productoras", agregó.

Amplios sectores de la llanura pampeana de Argentina aún necesitan agua y si las lluvias no logran alcanzar las expectativas, expertos advierten que los potenciales de rendimiento serán afectados.

Para Refinitiv la cosecha de maíz de la actual campaña será de 45,4 millones de toneladas y la de soja de 48,2 millones de toneladas. Ambos cultivos están en sus últimas etapas de siembra.

Francisco Santillán, un productor agrícola de la provincia de Buenos Aires, dijo que las lluvias inferiores a las normales de los últimos meses causaron una reducción de entre el 10% y 15% en la potencialidad productiva del maíz y la soja. "Podría ser peor si no llueve en febrero", agregó.

El meteorólogo independiente Leonardo De Benedictis también acentuó los riesgos a los que pueden enfrentarse los cultivos argentinos en febrero.

"Las área más afectadas por la falta de agua son Córdoba, el centro de Santa Fe y Entre Ríos", detalló, haciendo referencia a importantes provincias agrícolas del país.

(Reporte de Hugh Bronstein; Traducido al español por Maximilian Heath; Editado por Walter Bianchi)