El clima enfría las ventas minoristas de Estados Unidos en febrero

Lucia Mutikani
·3  min de lectura
Foto de archivo. Trabajadores de una bodega disponene los inventarios en una instalación de ABT Electronics Facility, en Glenview

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 16 mar (Reuters) - Las ventas minoristas de Estados Unidos cayeron más de lo esperado en febrero en medio de un clima extremadamente frío en todo el país, pero es probable que se produzca un repunte a medida que el gobierno desembolse otra ronda de estímulos por la pandemia a hogares en su mayoría de ingresos bajos y medios.

Otros datos divulgados el martes mostraron que los precios de importación aumentaron fuertemente el mes pasado, impulsados ​​por el aumento de los precios de las materias primas, lo que refuerza las expectativas de una mayor inflación este año. Es probable que los funcionarios de la Reserva Federal, que debían comenzar una reunión de dos días más tarde el martes, ignoren la gran debilidad de las ventas.

"Mientras se acercan los días más cálidos, y hay generosos estímulos en camino, los consumidores están listos para sacudirse los escalofríos del invierno", dijo Lydia Boussour, economista en Oxford Economics en Nueva York. "Este año, esperamos que la combinación de una mejor situación de salud y un generoso estímulo fiscal impulse un auge del consumidor".

Las ventas minoristas cayeron un 3,0% ajustado estacionalmente el mes pasado, dijo el Departamento de Comercio. Los datos de enero se revisaron al alza para mostrar que las ventas se recuperaron un 7,6% en lugar de un 5,3% como se informó anteriormente. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que las ventas minoristas caerían un 0,5% en febrero.

Un clima inusualmente frío se apoderó del país en febrero, con tormentas de nieve mortales que azotaron Texas y otras partes de la región sur.

La disminución fue liderada por los vehículos de motor. Los ingresos en los concesionarios de automóviles cayeron un 4,2% después de acelerarse un 5,0% en enero. Las ventas en las tiendas de ropa bajaron un 2,8%.

Los consumidores también recortaron el gasto en restaurantes y bares, lo que provocó una caída del 2,5% en los ingresos. Las ventas en restaurantes y bares disminuyeron un 17% en comparación con febrero de 2020.

También hubo grandes caídas en las ventas de artículos deportivos, pasatiempos, instrumentos musicales y librerías.

La recaudación en las tiendas de alimentos y bebidas se mantuvieron sin cambios. Las ventas en las tiendas de materiales de construcción disminuyeron un 3,0%. Las ventas minoristas en línea se desplomaron un 5,4% después de avanzar un 16,8% en enero.

Las acciones estadounidenses abrieron a la baja, el dólar se mantenía estable frente a una canasta de monedas y los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subían.

SÓLIDOS PRECIOS DE IMPORTACIÓN

Si se excluyen los automóviles, la gasolina, los materiales de construcción y los servicios de alimentación, las ventas minoristas disminuyeron un 3,5% el mes pasado tras subir un 8,7% revisado al alza en enero. Estas denominadas ventas minoristas estructurales se corresponden más estrechamente con el componente de gasto del consumidor del producto interno bruto.

Anteriormente se estimaba que se habían disparado un 6,0% en enero.

Aun así, la caída del mes pasado en las ventas minoristas estructurales dejó intacta la mayor parte de las ganancias de enero, y la caída fue probablemente temporal. El presidente Joe Biden promulgó la semana pasada su paquete de ayuda de 1,9 billones de dólares, que enviará cheques adicionales de 1.400 dólares a los hogares y extenderá un bono por desempleo semanal de 300 dólares financiado por el gobierno hasta el 6 de septiembre.

El repunte anticipado en las ventas minoristas también estará impulsado por una aceleración en el ritmo de las vacunas, que debería permitir una mayor reapertura económica, a pesar de que la tasa de disminución en los nuevos casos de COVID-19 se ha estabilizado.

Economistas de Goldman Sachs aumentaron el sábado su estimación de crecimiento del PIB del primer trimestre a una tasa anualizada del 6% desde un ritmo del 5,5%, citando el último estímulo de la administración Biden. La economía creció a una tasa del 4,1% en el cuarto trimestre.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Rodrigo Charme)