Las claves de la controvertida reforma de las pensiones del gobierno de Macron

REUTERS - STEPHANE MAHE

El cambio de reglas para jubilarse impulsado por el gobierno de Emmanuel Macron ha levantado un frente sindical unánime en su contra. El presidente francés pretende que los franceses trabajen dos años más antes de jubilarse para evitar el endeudamiento del sistema público de pensiones.

“Si Emmanuel Macron quiere llevar a cabo su madre de todas las reformas (...), para nosotros será la madre de todas las batallas", advirtió el jefe del sindicato Force Ouvrière (FO), Frédéric Souillot tras la presentación del plan del gobierno francés para reformar las reglas de jubilación, augurando una fuerte movilización social.

Con su sistema público de pensiones, Francia garantiza actualmente a los asalariados una pensión de entre 50% y 70% del sueldo, a partir de los 62 años y 42 años de cotizaciones como mínimo. Este sistema, uno de los más generosos de Europa, fue instaurado a finales de la Segunda Guerra Mundial y es uno de los pilares del sistema francés de Seguridad Social universal.

Sin embargo, el sistema redistributivo en el que los trabajadores en activo pagan las pensiones de los jubilados corre peligro a largo plazo: el envejecimiento de la población con el aumento de la esperanza de vida podría desequilibrar el sistema. Con este argumento, el gobierno de Emmanuel Macron plantea una reforma para alargar el periodo laboral y evitar un déficit de 13.500 millones de euros en 2030, según cifras oficiales. Es la sexta reforma de pensiones que busca endurecer las condiciones para retirarse desde 1995.

  • Sistemas preferenciales: Se eliminarán progresivamente ciertos privilegios de los que gozaban los empleados de las compañías públicas de energía y de transportes.


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Reforma de las pensiones en Francia: la hora de la verdad
Francia: los principales sindicatos anuncian una huelga contra la reforma de las pensiones
La controvertida reforma de las pensiones en Francia