Clases: nueve de cada 10 personas creen que la suspensión durará más de lo anunciado

María Ayzaguer
·3  min de lectura
Opiniones divididas ante la nueva suspensión de clases presenciales
DIEGO LIMA

Casi como la pulseada entre la Ciudad y el Gobierno nacional por la educación presencial, los vecinos de la Capital y de la provincia de Buenos Aires tienen, en proporciones muy similares, opiniones contrapuestas sobre si se deben mantener las escuelas abiertas o no.

Además, casi nueve de cada 10 personas considera que es entre “poco y nada probable” que la suspensión de clases dure solo 15 días. Seis de cada 10 opinan que las medidas anunciadas durarán dos meses o más. Esto es independiente de si respaldan o rechazan la restricción de la presencialidad.

El estudio, realizado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Universidad de Psicología de la UBA, indagó a 1266 adultos que residen en la ciudad de Buenos Aires y las zonas sur, norte y oeste del conurbano bonaerense y dejó entrever una “grieta emotiva cognitiva”.

Protesta en la puerta de la QUinta de Olivos, padres y alumnos de diferentes escuelas piden la vuelta a clases presenciales
Alejandro Guyot


Las protestas contra la suspensión de las clases se reiteraron frente a la Quinta de Olivos desde el anuncio presidencial (Alejandro Guyot/)

Consultados sobre si, ante el aumento de contagios y muertes por Covid-19 de los últimos días, consideran que se debería volver a la modalidad virtual, el 48% de los entrevistados dijo que no; el 44%, que sí, y el 8% restante, que no lo sabía.

Por un lado, tranquilidad, alivio y esperanza; por el otro, angustia, indignación y tristeza. El estudio consultó qué sentimiento generó el anuncio del presidente Alberto Fernández sobre la decisión de cerrar las escuelas durante 15 días en el área metropolitana de Buenos Aires y las respuestas fueron sentimientos contrarios, divididos en porciones casi iguales.

Para Gustavo González, director del OPSA, la complejidad tiene que ver con que se ponen en valor dos bienes muy preciados: la salud y la educación. “Entonces cuesta mucho privilegiar uno. Por un lado, están quienes están más imbuidos por el miedo al contagio y por ende priorizan la salud. Por el otro, los que están un poquito más tranquilos y tal vez piensan en términos de probabilidad (cuáles son las probabilidades de enfermarme gravemente), entonces privilegian la educación”, explicó.

Respecto de la desconfianza en la duración de la suspensión de clases, “la mayoría proyecta un 2021 similar al 2020: hubo pérdida de confianza con las medidas que se fueron tomando desde el Gobierno, que fue corriendo el arco constantemente. El ser humano suele apelar al razonamiento inductivo: si pasó esto ayer, es muy probable que vuelva a suceder hoy”, detalló González.

Comienzo de clases en la escuela Provinciade Córdoba en la ciudad de Buenos Aires
Tomás Cuesta


El 69% de los entrevistados afirmó que los protocolos sanitarios que se implementan dentro de las escuelas previenen adecuadamente la transmisión del virus (Tomás Cuesta/)

Llamó la atención que, si bien la posiciones están divididas entre quienes apoyan la presencialidad y quiénes no, un 69% de los entrevistados afirmó que los protocolos sanitarios que se implementan dentro de las escuelas previenen adecuadamente la transmisión del virus. Según González, esto podría obedecer a cierta sobreinformación: calcula que muchas personas ponderan que los contagios se dan el transporte hacia la escuela.

El miedo a que se contagie un familiar porque los niños asisten a la escuela existe en un 47% de los consultados, pero son menos que los que no temen esta posibilidad (53%).

También la gran mayoría dio cuenta de efectos negativos en sus hijos tras un 2020 sin escuela presencial. El 59% de los entrevistados afirmó que su hijos mostraron retrocesos en el desarrollo, temor a estar solos y otras consecuencias adversas en el comportamiento; el 53% reportó dificultades en el aprendizaje remoto y el 42%, aumento de la ansiedad en los menores.

Clases Virtuales
Clases Virtuales


Nueve de cada 10 personas considera que es entre “poco y nada probable” que la suspensión de clases dure solo 15 días

¿Y cómo reaccionaron los chicos frente a la suspensión de clases? Para un 45% de los padres y madres consultados, sus hijos lo tomaron muy mal. Otro 19% refirió que lo tomaron muy bien y un 36% consideró que el anuncio no los afectó.

La mayoría de los entrevistados considera que mediante la modalidad virtual aumentará el estrés familiar.