Clases para el tercer nivel, otro paso hacía la normalización en Paraguay

Agencia EFE
·2  min de lectura

Asunción, 25 oct (EFE).-El Ejecutivo paraguayo divulgó este domingo el decreto que oficializa la actividad presencial de los alumnos y docentes del tercer y último año de la Educación Media desde el 2 de noviembre, dentro del levantamiento gradual del aislamiento que de momento no incluye a la mayoría de los cursos, suspendidos desde marzo.

La otra modificación de ese plan contiene la ampliación del número de asistentes a los oficios religiosos, al establecerse una cifra máxima de 150 personas para los ritos al aire libre y de un centenar para las ceremonias en lugares cerrados.

Hasta ahora la cifra autorizada era de 50 personas dentro de los recintos.

Los nuevos aforos para esos actos coinciden con las conversaciones que mantiene el Ministerio de Salud con la jerarquía católica para ajustar los protocolos para la fiesta de Caacupé, a unos 55 kilómetros de Asunción y donde cada 8 de diciembre miles de personas participan en la mayor peregrinación mariana del país.

El decreto se divulga cuando ascienden a 1.293 las muertes y a 59.000 los casos por el coronavirus en Paraguay, según el reporte de la víspera de la cartera sanitaria.

El epicentro siguen siendo el departamento Central, el más poblado, y Asunción, la capital del país.

El Gobierno mantiene los llamados a la población para que recuerde la obligatoriedad de usar mascarillas en sitios cerrados, en el transporte colectivo y en los lugares donde no se pueda respetar el debido distanciamiento.

Dentro de la desescalada, este miércoles retomaron los vuelos regulares los principales aeropuertos internacionales de Paraguay, el de Asunción y el de Ciudad del Este, tras siete meses cerrados para evitar la propagación del coronavirus

Ello bajo los protocolos sanitarios del Ministerio de Salud, que establecen 14 días de cuarentena para todos los pasajeros que ingresen y de siete días si aportan un resultado negativo en un test PCR realizado por sus medios en las 72 horas previas a su llegada al país.

Semanas antes se reabrió el Puente de la Amistad, el principal paso fronterizo que conecta con Brasil, junto a las fronteras de otras ciudades limítrofes con ese país, lo que supuso un alivio para la actividad económica de esos territorios, dependientes del comercio con Brasil.

(c) Agencia EFE