Clases: la Procuración dijo que es inconstitucional el decreto presidencial y ahora define la Corte

Hernán Cappiello
·2  min de lectura
Eduardo Casal logró un reconocimiento para la Procuración, en medio de la discusión política
Eduardo Casal logró un reconocimiento para la Procuración, en medio de la discusión política

La Procuración General de la Nación consideró que el decreto del presidente Alberto Fernández que suspende las clases presenciales no es constitucional. El dictamen fue firmado por el procurador interino Eduardo Casal. Ahora definirá la Corte Suprema de Justicia sobre la disputa que tensó la relación política entre la Ciudad de Buenos Aires y la Casa Rosada.

“Los argumentos expuestos en la norma impugnada no alcanzan para fundar un estado de necesidad que permita legitimar la suspensión de la concurrencia a los establecimientos educativos en todos sus niveles”, escribió Casal, que es un funcionario judicial cuestionado por el kirchnerismo.

El Gobierno no presentará un proyecto para postergar las elecciones y encendió las alarmas en Juntos por el Cambio

Dijo que no se acreditó que las clases presenciales “haya sido la causa del agravamiento de la situación sanitaria a la que aludió el decreto impugnado”

Y que no se precisó “la supuesta relación directa e inmediata entre las actividades de educación presencial y el crecimiento exponencial de casos en la región”.

Señaló que no está justificada la necesidad sobre esa medida teniendo en cuenta lo que es la educación y exhortó al diálogo entre la Nación y la Ciudad.

“Desde el regreso a la modalidad presencial del dictado de clases, siempre se les confió a los gobiernos locales su eventual suspensión temporaria así como su reinicio, de acuerdo con la evaluación que sus titulares realizaran del riesgo epidemiológico.

Sin embargo, ese criterio fue modificado por el mismo Estado nacional sin que se aprecien fundamentos acerca de los motivos por los cuales reasumió facultades en relación con una actividad -a la que pareciera que antes no le había asignado la trascendencia que ahora le otorga en su incidencia epidemiológica- y que había dejado en manos de las provincias y la ciudad de Buenos Aíres, y sólo en relación con una región que abarca a esta última.

Noticia en desarrollo