Clases. Se presentaron 149 alumnos bonaerenses ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para denunciar al Gobierno

·4  min de lectura
Una de las consecuencias de la pandemia fue la desconexión de miles de chicos del sistema educativo virtual; en la Ciudad buscan revertirlo
Una de las consecuencias de la pandemia fue la desconexión de miles de chicos del sistema educativo virtual; en la Ciudad buscan revertirlo

Por primera vez, 149 alumnos de escuelas bonaerenses denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la Organización de los Estados Americanos (OEA), al gobierno argentino y al de la Provincia por la violación de sus derechos fundamentales. La presentación fue hecha por un colectivo de niños y adolescentes de distintas localidades bonaerenses, identificados como “En apoyo a los derechos de la niñez”. Fueron patrocinados por un grupo de abogados, que son padres y comparten su preocupación. La medida cautelar incluyó una denuncia escrita y un CD con testimonios en video de los 149 chicos denunciantes. En el cuerpo de la denuncia se incluyeron esos mismos argumentos y la opinión de especialistas y de organismos internacionales sobre la suspensión de clases.

Proyección. Para principios de julio, más de un millón de argentinos tendría vencido el plazo para recibir la segunda dosis de la Sputnik

Denuncian que durante los últimos 16 meses, se vieron impedidos de poder asistir en forma presencial a las escuelas, en los tres niveles de educación, y que “la sistemática prórroga de los decretos presidenciales constituye una violación de derechos consagrados por la Constitución nacional y provincial y de los tratados internacionales suscriptos por el país”.

Los padres que acompañaron la presentación, en algunos casos, forman parte de la agrupación Padres Organizados. Aunque no se trató de una iniciativa de ese grupo. “Nosotros decidimos acompañar su reclamo [el de los chicos] y darle forma a la denuncia. Pero los testimonios y los reclamos son de los chicos. Queremos que la Corte [Interamericana de Derechos Humanos] los escuche de primera mano. Pero preferimos preservar la confidencialidad de sus identidades ante la opinión pública”, dijo a LA NACIÓN una de las abogadas que dio forma a la denuncia.

La presentación se hizo el viernes pasado. Hasta el momento, saben que fue admitida y que está siendo evaluada. Aunque hay grandes expectativas, todavía no se sabe cuál podría ser la respuesta. “Lo que queremos es que la Comisión, y, en definitiva, la Corte hagan valer los derechos de los chicos. En nuestro orden jurídico, el derecho del niño está por sobre el derecho del adulto. Pero en la práctica no es así. Aún hoy, cuando en teoría volvieron las clases, en la mayoría de los colegios públicos esta semana no hubo presencialidad por el frío. Y hay un abandono completo de la infancia. No se los consulta ni se vela por sus derechos. Se optó por la bimodalidad, en una provincia donde el 72% de los chicos son pobres y no acceden a una computadora, ni a un celular ni a internet”, apunta la abogada.

“Escuelas Zoom vs. escuelas WhatsApp”: cuáles son los problemas educativos que agravó la pandemia

“Se suspendió el colegio en forma presencial inicialmente por 14 días y continuó así durante el resto del año. Fuimos confinados en nuestras casas, sin salidas recreativas ni de esparcimiento. Fuimos invisibilizados, éramos obligados a cumplir los protocolos más rígidos en existencia en el país, habiendo sido estigmatizados y responsabilizados como posibles portadores exponenciales del virus, aislados de los adultos mayores de nuestras familias para no contagiarlos, encerrados sin contacto con nuestros amigos, compañeros del colegio, maestros, profesores, debiendo coexistir con nuestros padres teletrabajando, o quedándonos solos en casa. Ante nuestros ojos, los adultos nos fallaron, ellos siguieron con su vida; con protocolos, pero siguieron adelante, retomaban sus espacios de socialización, recreación, mientras que nosotros no podíamos ir al único lugar dónde tenemos todo eso y más, nuestra escuela”, dice el testimonio de los chicos.

“Mostramos con sobrados ejemplos que podíamos a la perfección seguir los protocolos, incluso los más chiquitos. Quienes pudimos, fuimos resilientes, quienes no, quedaron en el camino del abandono de la gestión adulto céntrica de la pandemia. No nos escucharon, no participamos, no importamos”, denuncian los estudiantes ante la Comisión.

Se han “vulnerado permanentemente los derechos de los niños, niñas y adolescentes, no se tomaron en cuenta las innumerables recomendaciones de los organismos internacionales relativas al cuidado de los niñas, las niñas y los adolescentes teniendo como eje el interés superior del niño ni su salud integral. Las políticas para mitigar el Covid-19 no tuvieron proporcionalidad, fueron desmedidas y causaron un daño irreparable, generaron mayor desigualdad e inequidad, un notable aumento de la pobreza infantil. Se vulneró la seguridad alimentaria, aumentó la desnutrición, amplió la brecha educativa, digital y la deserción escolar, con una afectación a la salud mental directamente relacionada al acceso de sus derechos y ejercicio de estos, solo por mencionar algunos de los daños”, se lee en la denuncia.

Se espera que en los próximos días, la Comisión informe si toma o rechaza la presentación. Y dé a conocer que realizará algún reclamo al Gobierno.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.