Clases presenciales, "oxigeno" para industria comercial en Yucatán

·2  min de lectura

MÉRIDA, Yuc., junio 29 (EL UNIVERSAL).- El posible regreso a clases en Yucatán dará un respiro a los negocios de papelerías y librerías, así como al sector de la industria del vestido y del calzado, por lo que se prevé una importante derrama económica por lo menos comparada con la del año 2019 de alrededor de 850 millones de pesos.

Para este sector comercial, el regreso a clases presenciales representa para la industria de útiles escolares y papelería el 80 por ciento de sus ingresos anuales, por ello de retornar los alumnos muchos negocios del ramo podrán salvar sus establecimientos, luego de más de 12 meses de pocas o nulas ventas.

Como se informó, el Gobierno de Yucatán anunció que el próximo 30 agosto se realizará el regreso a clases de manera presencial bajo estrictas medidas sanitarias, lo que significa que dos mil 500 planteles escolares entrarán en operación.

Sobre esta decisión, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Mérida (Canacome), Iván Rodríguez Gasque, declaró que un regreso a clases presencial en agosto representa "oxígeno" para el sector comercial y para otros sectores productivos de Yucatán.

A nivel nacional, el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), José Manuel López Campos, afirmó que el regreso a clases presenciales a partir de los últimos días de agosto será positivo porque se podría generar una derrama de 82 mil millones de pesos, que fue la obtenida en el año 2019.

Adicionalmente, dijo, el aumento en la movilidad también impulsa a otro tipo de empresas como el transporte público de pasajeros y artículos deportivos.

"Miles de negocios de ese sector en el país, principalmente micros y pequeños, que se ubican en colonias y comunidades rurales, cerraron permanentemente como resultado de las disposiciones de salud que limitaron las actividades, por no ser considerados como esenciales y con el consiguiente daño económico para las personas que dependían de esos establecimientos", expuso.

Al reabrirse las escuelas de manera presencial, los padres de familia gastarán en los útiles y ropa y calzado y eso reactivaría esos sectores, se agrego.

Al parar las clases, la mayoría de este tipo de industrias de paralizó y muchos comercios de ese tipo, suspendieron indefinidamente sus actividades.

La posibilidad de las escuelas en el mes de agosto sería una válvula de escape para sus problemas financieros, aseguraron.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.