Clases presenciales. A un mes de su comienzo, los contagiados en la Ciudad representan un 0,17%

Alejandro Horvat
·3  min de lectura
La presencialidad en el primer mes de clases en las escuelas porteñas alcanzó el 89%
Tomás Cuesta

El Ministerio de Educación de la Ciudad difundió un balance del primer mes de clases presenciales del nuevo ciclo lectivo. Hasta el momento, los casos confirmados de Covid-19, 1215, representaron el 0,17 por ciento del total de los que asisten a las clases, que es un universo de 700.518 personas entre estudiantes y docentes que se dividen en 45.056 burbujas. También se señaló que contaron con el 89% de presentismo en las aulas.

Desde la cartera que dirige Soledad Acuña detallaron que el 60% de los casos positivos detectados fueron docentes; el 40% restante, alumnos.

La cantidad acumulada de burbujas que resultó necesario aislar preventivamente en todo un mes de clases presenciales, 494, representa solo el 1,09% del total. De estos casos que se aislaron preventivamente por contacto dentro de la misma burbuja se positivizaron luego el 0,017%.

Confundidas con Covid: ¿están reapareciendo las infecciones respiratorias estacionales?

“Sabemos que las familias están haciendo un esfuerzo grande y que la organización no está siendo una tarea sencilla. Por eso, seguimos trabajando para ofrecer mejoras constantes sin relajar los cuidados. Siempre dijimos que el protocolo de vuelta a clases presenciales debía ser un protocolo en constante construcción, que fuera lo suficientemente dinámico como para poder adaptarlo a distintas situaciones o escenarios. En base a esta evidencia estamos revisando algunos aspectos del protocolo que nos permitirán ir recuperando más instancias de normalidad y bienestar dentro de las escuelas”, señalaron desde el gobierno porteño.

También agregaron que están estudiando la posibilidad de habilitar los comedores en escuelas, al menos para que se pueda utilizar la cocina y los estudiantes puedan almorzar comida caliente al aire libre o en espacios ventilados. Además, planean permitir que los estudiantes puedan quitarse el tapaboca en espacios al aire libre por períodos cortos de tiempo y analizan volver a pensar el escalonamiento de los ingresos y egresos a las escuelas, para facilitar la tarea de aquellas familias con más de un hijo en edad escolar, y, según plantean, que los alumnos ganen más tiempo efectivo en la escuela.

En esta misma línea, el ministro de Salud, Fernán Quirós, señaló en su conferencia de prensa habitual que analizan realizar modificaciones en los protocolos escolares del distrito. Buscarán “adaptar las normativas a la realidad concreta”, ya que, según el funcionario, “son protocolos que están vivos, los ajustamos diariamente”.

“La primera gran noticia es que los chicos están en la escuela. Lo hemos podido hacer sin que exista en la escuela mayor frecuencia de contagios que la que existe en la sociedad en general”, dijo Quirós en conferencia de prensa, al tiempo que añadió que “no es un tema de flexibilizar”, sino que se va “evaluando semana a semana cómo adaptar las normativas a la realidad concreta y a las subjetividades de los niños”, dijo Quirós.

“Este primer mes fue muy emocionante y desafiante para todos. Después de mucho tiempo con clases remotas, los chicos y chicas pudieron volver a sus aulas. Esto generó un impacto muy positivo tanto en lo social como en los aprendizajes. Además, los datos relevados nos confirman que las escuelas no son foco de contagio. Y que, una vez más, el camino indicado es tomar decisiones en base a la evidencia a nivel mundial y local y apoyándonos en la opinión objetiva de los especialistas. Por eso, vamos a seguir en esta dirección para ir ganando espacios de presencialidad, siempre que la situación epidemiológica nos lo permita”, expresó Soledad Acuña, ministra de Educación porteña.

Por su parte, Amanda Martín, secretaria gremial de Ademys, uno de los sindicatos que nuclea docentes de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, señaló que los casos no hay que minimizarlos ni desestimarlos. “Los contagios están subiendo en la Ciudad. Además los datos que brindan desde el gobierno porteño toman en cuenta la matrícula total, pero no todos esos están yendo a clases presenciales. También hay que tener en cuenta las condiciones de higiene e infraestructura que son materia de denuncias constantes”.