Clases. Patricia Bullrich: “Hay una decisión política, no sanitaria, contra la Ciudad”

·4  min de lectura
Patricia Bullrich
Victoria Gesualdi

La presidenta del Pro, Patricia Bullrich, se refirió a la decisión de volver a suspender la presencialidad de las clases y opinó que para ella hay que “seguir en este estado” de aulas abiertas “hasta que la Corte tome la decisión de fondo”. Para ella, hay dos filosofías: “La de chicos a la escuela”, en contraposición con la de “clausurar las aulas, cerrar las escuelas y hacer paro”.

Tal como remarcó, hay que prestar atención a una pregunta: “¿Por qué no a las clases cuando durante todo el día el nivel de circulación de gente es un nivel importante y a la noche han decidido esta clausura que atenta contra muchísima gente que trabaja y, sobre todo, contra todos los que tienen negocios gastronómicos? Dijeron que el problema está a la noche, no de día, y, sin embargo, suspenden las clases”.

Un juez federal aceptó el pedido del Gobierno y suspendió las clases presenciales en la Ciudad

Entonces, al conversar con TN, la exministra de Seguridad remató: “Esto parece una especie de sinrazón. Además, solo las suspenden en la Ciudad” [la suspensión es en AMBA]. De esta manera, lanzó: “Hay una decisión política, no sanitaria, contra la ciudad de Buenos Aires y contra la decisión que tenemos nosotros de defender la educación como uno de los elementos centrales del progreso de una sociedad. Eso es evidente”.

En ese sentido, Bullrich subrayó que “el AMBA no existe”. Además, criticó la “unilateralidad” del presidente Alberto Fernández y el hecho de que se haya manejando como si “él fuese el dueño” de ese territorio y dijera: “El AMBA es mío y acá mando yo y hago lo que quiero, por encima de la Constitución de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad”. E insistió: “El Gobierno de la Nación no puede apropiarse de la Ciudad como si fuera su territorio”.

Para la exfuncionaria, entonces, “acá lo que se quiere es torcer el brazo sobre la autonomía y las decisiones que ha tomado la Ciudad”. De esta manera, al referirse puntualmente a la suspensión de clases, dijo: “Juntos por el Cambio viene planteando la necesidad de la vuelta a las aulas desde hace mucho tiempo. Tenemos una mirada distinta”. La exfuncionaria puso énfasis en el daño que se causó el año pasado sobre la comunidad educativa, los chicos, las familias y “al trabajo de las mujeres, principalmente”.

Bullrich conversó con este medio tan solo unos minutos después de que se conociera que la Justicia Federal volvió a suspender las clases presenciales en la Ciudad, luego de que el juez en lo contencioso administrativo federal Esteban Furnari aceptara un pedido del Gobierno y resolviera dejar sin efecto la medida cautelar que había dictado la Justicia porteña a favor de clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires. Según contó, hizo una presentación ante la Justicia Federal señalando la inconstitucionalidad del decreto.

Tal como enfatizó, la Ciudad hizo su presentación ante la Corte Suprema porque “tiene entidad para ir directamente” a ese organismo, aunque aclaró que el fallo a favor de la presencialidad se había hecho tras un pedido de padres y docentes. Por eso, en otro tramo de la entrevista, destacó: “Esto no se planteó como una guerra judicial, sino que lo plantearon padres. La Justicia de la Ciudad actuó y la Ciudad fue directamente a la Corte”. Y luego añadió: “El Gobierno Nacional fue contra el fallo de los padres”.

“Lo que dice la Justicia Federal en este momento es que deja sin efecto una cautelar de la Ciudad, es decir, una cautelar de una Justicia de otra jurisdicción”, cuestionó. De todos modos, analizó la situación más allá de lo jurídico. “Hoy ha vuelto la incertidumbre a todos los hogares argentinos. Sobre todo en la ciudad, pero las cosas se esparcen”.

Clases: la Ciudad analiza si acata el fallo que dictaminó el regreso a la virtualidad

Además, Bullrich criticó el hecho de que no hayan esperado a que “la Corte Suprema se expida de manera permanente” sobre las dos posturas que están en juego: “La mirada de Juntos por el cambio, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de 20 gobiernos del país en los que hoy hay clases contra las 5 provincias en las que no hay clases, Buenos Aires, Santa Cruz, Catamarca, La Rioja y Formosa”. Más adelante, al hablar sobre esto, sentenció: “El consenso no es solamente de la ciudad de Buenos Aires, es de prácticamente todo el país”.

Para ella, Alberto Fernández debería haber actuado con la Ciudad como lo hizo con el resto de los territorios: aconsejando el cierre, pero no dictaminándolo. Sobre esto, también, criticó la contradicción dentro del propio oficialismo. “Había una convicción en los funcionarios del gobierno nacional de que las clases tenían que seguir. El ministro Trotta lo dijo, por lo menos, en 10 reportajes, y la ministra de Salud (Carla Vizzotti) lo había dicho a la mañana. Después, salió el Presidente e hizo exactamente lo contrario sin que a nadie se le mueva un pelo”.