Clases: los gremios docentes extienden los paros, pero la Ciudad afirma que abrieron el 94% de las escuelas

Javier Fuego Simondet
·3  min de lectura
Escuela de CABA
Silvana Colombo

La pulseada por la presencialidad escolar entre el gobierno porteño y los sindicatos docentes continúa. Los paros se extienden mientras la administración de Horacio Rodríguez Larreta subraya que casi la totalidad de las escuelas de la ciudad de Buenos Aires abrieron hoy sus puertas después de un fallo de la Justicia Federal que ordenó el cierre de las aulas.

El jefe de gobierno porteño decidió anoche mantener las clases presenciales hasta que se expida la Corte Suprema de Justicia, que podría hacerlo esta semana. Sin esa definición, en el plano gremial se mantienen las medidas de fuerza, aunque en algunos gremios admiten que están perdiendo fuerza por los descuentos salariales que aplica la administración de la ciudad.

El sindicato UTE realiza un paro por 24 horas, medida que sostiene diariamente desde el lunes. Ademys, tras una huelga por un día el lunes, definió seguir 48 horas más. Ese paro, que finaliza hoy, tiene grandes chances de extenderse hasta pasado mañana. Sadop, el gremio que nuclea a los docentes privados, paró el lunes y desde ese día mantiene una medida de retención de tareas presenciales.

Escuela de CABA
Silvana Colombo


Recepción de alumnos en el Colegio Sagrado Corazón. (Silvana Colombo/)

Pese a las medidas sindicales, desde el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, que conduce Soledad Acuña, aseguraron a LA NACION que hay “un 94% de escuelas abiertas”. El gobierno porteño informó ayer que “hasta que la Corte se expida, las escuelas en la ciudad de Buenos Aires continúan con el dictado de clases presenciales”. Así, se mantuvo en línea con el fallo de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones porteña del domingo y desoyó lo dispuesto ayer por el juez federal Esteban Furnari, que consideró arbitraria la sentencia de los camaristas porteños Marcelo López Alfonsín, Laura Perugini y María de las Nieves Macchiavelli Agrelo y dio por válido el decreto presidencial que ordena el cierre de las aulas.

Tenemos una asamblea a las 18. Está planteada la continuidad de la medida ante la necedad del gobierno porteño al desconocer los fallos. La adhesión se viene manteniendo aunque en niveles más bajos que el lunes porque, ilegalmente, el gobierno de la ciudad nos viene descontando los días de paro. Para muchas familias, es imposible afrontar 10 o 15 mil pesos de descuento a fin de mes. Por eso, estamos lanzando un fondo de huelga”, señaló María Isabel Grau, secretaria de Prensa de Ademys en diálogo con LA NACION. La continuidad del paro sería por 48 horas, lo que completaría una semana completa de huelga de este gremio.

Clases: el Gobierno critica la decisión de Horacio Rodríguez Larreta, pero descarta cerrar las escuelas con las fuerzas federales

Desde Sadop Capital, informaron que el sindicato convocó a “retención de tareas presenciales, una medida que permite cuidar la salud, la continuidad pedagógica y que cumple el decreto presidencial”. Agregaron que, según datos que recaban a través de sus delegados, hasta la semana pasada “el 91% de las escuelas tenían burbujas cerradas”.

“La mayoría de las escuelas está en una virtualidad de hecho entre paros, retención de tareas, familias que decidieron no mandar a sus hijos y burbujas que están cerradas”, señalaron desde Sadop, un gremio que tiene unos 5000 afiliados y denunció dos despidos por hacer paro en la escuela ORT.

La UTE es el gremio con más afiliados en la ciudad de Buenos Aires: tiene 8600, según fuentes del gobierno porteño. Sin embargo, es solo el 15% del universo total de los docentes porteños, que son unos 57.000. Del resto, alrededor de 22.000 educadores forman parte de otros gremios (en total, son 17 sindicatos). El 60% no está sindicalizado, según fuentes del Ministerio de Educación porteño.