Clases en la ciudad: cómo fue el regreso a las aulas y qué pasará en las próximas semanas

·4  min de lectura
Alumnos de la escuela Escuela Nº 9 “Juan Crisóstomo Lafinur”, en el barrio porteño de Palermo, ingresan esta mañana al retomar las clases presenciales
Alberto Raggio/GCBA

Sofía Wencelblat tiene 13 años y vive en Coghlan. Este año comenzó la secundaria en un colegio nuevo, al que ingresó sin conocer a nadie. Esta mañana volvió a reencontrarse con sus compañeros de curso, o mejor dicho de burbuja, después de dos semanas. La pasada no los había visto por el aislamiento estricto y la suspensión total de actividades. La anterior porque había sido virtual, y sus profesores no dan clases por Zoom.

“Es difícil hacerte amigos yendo tan poco a la escuela, y hablo solo por los compañeros de mi burbuja, porque a los del otro grupo ni siquiera los conozco”, dispara Sofía, y dice que el colegio estaba un poco más vacío hoy que otros días. El motivo fue la ausencia de los estudiantes de los últimos niveles, para los que el Gobierno porteño dispuso la virtualidad total, al menos hasta lograr bajar la curva de contagios.

“Sabía que los [alumnos] más grandes no iban esta semana, aunque tampoco es que los vea mucho porque nosotros compartimos más los espacios con los de segundo año”, explica la estudiante porteña, y agrega que de los 15 chicos y chicas que conforman su burbuja, hoy faltaron tres.

Vacunas: La Ciudad abre el empadronamiento para mayores de 18 con comorbilidades

Luego del confinamiento estricto, que se levantó ayer y se prolongó por nueve días, en algunas jurisdicciones, como en la ciudad de Buenos Aires, los estudiantes volvieron a las aulas. Según fuentes del Ministerio de Educación porteño, la asistencia en el universo de escuelas de gestión estatal fue buena, y alcanzó el 78%. En el segmento privado, algunos registros señalan un porcentaje mayor.

Se retomó la presencialidad en los jardines maternales, en el nivel inicial, en la primaria y en la educación especial. En la secundaria, la prioridad fue para los alumnos de 1° y 2° año. Son ellos los que pudieron continuar con un esquema mixto, algo que en muchas instituciones siempre fue así desde el inicio del ciclo lectivo, a fines de febrero. En cambio, para los más grandes, de 3° a 6° año, que incluye a las escuelas técnicas, se optó por una enseñanza totalmente remota.

La decisión de Horacio Rodríguez Larreta de volver a las aulas se opone a lo que aseguró esta mañana el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, que dijo que para que las clases presenciales se suspendan, “tiene que haber una incidencia de 500 contagios cada 100.000 habitantes, y la Ciudad está más que duplicando ese indicador”.

Luego agregó que, con este regreso, Rodríguez Larreta “pone en riesgo a toda la comunidad educativa, y a toda la sociedad”, según consignó Télam.

Desde que comenzó la puja política en torno a las clases, y la Ciudad decidió recurrir a la Justicia para no tener que cerrar las escuelas porteñas, el equipo de Rodríguez Larreta preparó un plan de acción que contempla diversos escenarios, una forma de administrar la presencialidad, con el objetivo de involucrar a la menor cantidad de alumnos en cada nueva restricción. Hasta ahora, los institutos terciarios, los superiores y la educación para adultos fueron los primeros en suspender la presencialidad. Son, dicen las autoridades, los que tienen más herramientas para seguir adelante, los más autónomos. Los que pueden atravesar mejor esta restricción impuesta. Los más chicos, con decenas de estudios que respaldan la evidencia, fueron los más dañados por el aislamiento, los que más necesitan del cara a cara con el docente, del trabajo compartido con sus pares para continuar con el aprendizaje.

La provincia de Buenos Aires, en cambio, regresó a su sistema de fases y, por consiguiente, aquellos municipios que estén en fase 2, bajo una alarma epidemiológica por el coronavirus, continuarán con las aulas cerradas. Solo pueden ser convocados a asistir a las escuelas, en grupos reducidos, aquellos alumnos que precisan de la continuidad pedagógica para su proceso de aprendizaje, y que no tienen los medios para hacerlo desde sus hogares.

¿Qué sucederá después del próximo fin de semana?

Para el 5 y 6 de junio próximos, el Gobierno ya conformó la vuelta de las mismas medidas restrictivas que rigieron hasta ayer. Luego de esos días, en el Ministerio de Educación porteño señalan que los chicos volverán a las aulas, y que tampoco habrá modificaciones para los estudiantes de 3° a 6° año del nivel medio, que por el momento seguirán de manera virtual. La bimodalidad para el nivel primario, dicen por lo bajo, es una posibilidad latente, pero en el Gobierno porteño creen que aún no llegó el momento.

Según los datos oficiales, desde el inicio de clases, el 17 de febrero pasado, y hasta el 14 de mayo pasado, que es el último registro oficial actualizado, el total de casos positivos acumulados en la comunidad educativa porteña es de 10.736, lo que representa el 1,53% del total, sobre un universo de 700.518 personas.

Además, a los seis centros dispuestos para el testeo específico de los docentes, se sumarán ahora en la ciudad cuatro lugares exclusivos para que los estudiantes se puedan realizar testeos de Covid-19. De acuerdo a lo informado por el Gobierno porteño podrán realizarse las pruebas en dichos centros estudiantes de 6 años o más que no posean factores de riesgo, con turno previo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.