Clases en la ciudad: "La gran mayoría de los padres quiso que sus hijos regresen a las aulas", dice una directora

Alejandro Horvat
·6  min de lectura

A las 8.30 los alumnos del primer año de la secundaria del Islands Internacional School, en el barrio porteño de Belgrano, comenzaron a llegar. Formaban fila sobre la calle Amenábar. Uno a uno les fueron tomando la temperatura y les higienizaron las manos con alcohol en gel. De a poco, se fue completando la burbuja que esta mañana contó con siete estudiantes. Antes de subir al aula formaron tres filas manteniendo la distancia social.

Estos estudiantes retomaron las clases el jueves pasado, pero, en la gestión privada, la gran mayoría de los que cursan el primer año del secundario regresaron hoy a las escuelas. Lo mismo sucedió con los estudiantes de primer grado de la primaria. Mientras que, esos mismos cursos, pero de las escuelas públicas, reabrirán en los próximos días de esta semana.

"Chicos, él es Miguel", dice Laura Linero, directora de estudios del nivel secundario del Islands Internacional School. Miguel, de 13 años, viene de un primario en Pilar. Según cuenta, este año se mudaron a la ciudad y hoy fue su primer día junto a sus nuevos compañeros. "El jueves, cuando acá comenzaron las clases, no vine porque me había acostado muy tarde. Hoy es la primera vez que veo personalmente a los chicos. Igual, ya había hablado con muchos de manera individual por Zoom", dijo Miguel.

Axel Kicillof se diferenció de la Ciudad por la vuelta a clases presenciales en 2021: "Operativamente es un despelote"

Según el ministerio de Educación de la Ciudad, ya están habilitadas para funcionar todas las escuelas privadas del distrito, hay 490 de nivel inicial, 425 primarias y 341 secundarias. Mientras que en la gestión pública había 300 escuelas abiertas hasta el viernes pasado y, entre hoy y mañana, abrirán otras 105 escuelas. En total, hay 461 primarias y 151 secundarias públicas en la Ciudad.

Linero, junto a todo el equipo directivo, fueron los encargados de readaptar toda la currícula a la virtualidad. Además, desde abril, en el colegio funciona un comité que se enfoca en el regreso a clases y, desde entonces, preparan las instalaciones para que estén bien señalizadas y las clases se dicten de la manera más segura posible. Dentro de la escuela hay circuitos que indican en qué dirección está permitido circular y el piso está repleto de marcas que están a dos metros de distancia una de la otra.

En esta sede del Islands hay 600 alumnos. De los cursos que fueron habilitados para regresar a clases, el 85 por ciento de sus estudiantes decidió asistir al colegio, el resto, seguirá en la virtualidad. Aunque, de todos modos, los que retomaron la presencialidad también continuarán sus clases virtuales. En la escuela, hasta el momento, hacen actividades recreativas.

"Tuvimos todas las herramientas. Fuimos trabajando con tutoriales y nos ayudamos mucho entre docentes y directivos para recomendarnos herramientas para trabajar en la virtualidad. Tuvimos una muy buena participación de los chicos durante el año, por suerte se adaptaron muy rápido. También trabajamos mucho con el gabinete psicológico y fueron recogiendo las inquietudes que fueron surgiendo. Hubo un bajón anímico luego de las vacaciones de invierno, la incertidumbre y la indeterminación fue algo duro para los alumnos", señaló Linero.

A varias cuadras de ahí, en Palermo, la Escuela Primaria Común N°4, continúa con la revinculación de sus alumnos de séptimo grado, a dos semanas de haber abierto sus puertas. Cerca de las 10 ya había cinco alumnos aguardando para ingresar. Una era Chiara Picasso, de 12 años.

"Hace muchísimo que no nos veíamos. La gran mayoría volvimos, pero hay otros que no regresaron a la escuela por problemas de salud o porque se mudaron y se fueron a vivir a otra provincia", dijo Picasso. En total, son 18 alumnos en séptimo grado, nueve asisten a la mañana y tres a la noche, el resto sigue de manera virtual o hizo un cambio de escuela.

"Al principio fue difícil usar Zoom porque nunca lo habíamos utilizado, pero nos acostumbramos. Igual todos preferimos las clases presenciales. Ahora venimos tres veces por semana de 10 a 12 y luego continuamos con las clases virtuales por Zoom. La presencialidad en la escuela aún no reemplazó a las clases virtuales", agregó Picasso.

Marcela Voulgaris es la directora de la escuela N°4. En las dos horas de las clases presenciales que los alumnos tienen los lunes, miércoles y viernes, le dedican una hora a la revinculación y la segunda parte se enfocan en resolver dudas. Funciona de la siguiente manera, todos los docentes se encuentran disponibles a la hora que los estudiantes están en el colegio, y los alumnos se comunican con ellos a través de una videollamada para plantearles las dudas. "Si tenés una duda de inglés, llamas a la profe de inglés, y así con todas las materias", indicó Picasso.

Voulgaris dice que, por más esfuerzo que hicieron, hay 13 alumnos, sobre un total de 171, que no se conectó a las clases. "Hicimos lo imposible, llamamos, mandamos mails, pero hay gente que con la pandemia perdió el hogar que alquilaba y se mudó a otra provincia, otros no tienen computadora, entre otras tantas situaciones. Igualmente, nosotros hemos otorgado computadoras a los chicos que las necesitaron. Ahora que de a poco estamos regresando a la escuela, la gran mayoría de los padres quiso que sus hijos regresen a las aulas", resaltó Voulgaris.

El regreso a la presencialidad se logró luego de un proceso que tuvo avances y muchos retrocesos. En un primer momento, luego de confeccionar los protocolos, se priorizó el regreso a clases de los alumnos que no pudieron seguir las asignaturas desde la virtualidad, ya sea por problemas de conectividad o alguna situación familiar puntual. En una segunda instancia, regresaron los estudiantes que están próximos a terminar los ciclos. Desde hoy, se sumaron los primeros grados de la primaria, primer año del secundario y se irán sumando otros cursos en las próximas semanas.

Senderos de Fra Pal: un edén en el sur de Buenos Aires que remite a la sabana africana

El 16 de diciembre terminará el ciclo lectivo 2020 en la Ciudad. La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, señaló que la intención del gobierno es retomar las clases el 17 de febrero y que sean totalmente presenciales. Mientras que el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, señaló que pasado mañana habrá una reunión con el Consejo Federal de Educación para definir el calendario del próximo año y, esperan, el comienzo del ciclo lectivo 2021 sea en marzo.

Sin embargo, Acuña resaltó que, si bien suelen fijar la fecha de inicio de clases entre los ministros de todas las provincias, el año que viene, a raíz de las anomalías causadas por la pandemia, cada jurisdicción deberá adaptarse a su propia realidad.