Clases para acercar más el árabe a alumnos israelíes del oeste de Jerusalén

·2  min de lectura

Jerusalén, 1 sep (EFE).- Jerusalén, marcada por las diferencias entre su parte oeste israelí -de mayoría judía y donde el hebreo es la lengua más hablada- y la oriental palestina -de habla árabe y bajo ocupación israelí-, busca reducir la brecha lingüística con un plan para que su alumnado israelí mejore su conocimiento de árabe.

Con el inicio de curso, que empezó este jueves con el retorno de unos 2,5 millones de alumnos israelíes al colegio, el Ayuntamiento de Jerusalén ha puesto en marcha un programa en 30 escuelas del área occidental para que los estudiantes israelíes puedan hacer una mayor inmersión en lengua árabe.

La meta es reducir las barreras de idioma que siguen existiendo en la ciudad, aunque muchos de sus habitantes palestinos sí saben hebreo y se comunican fluidamente en esta lengua, que en general han aprendido trabajando en empresas y establecimientos israelíes.

El hebreo también es hablado por la mayoría de los palestinos con ciudadanía israelí en el resto del país -los árabes representan un 20 % de la población de Israel-, pues su educación incluye el aprendizaje del hebreo.

En cambio, el 95 % de población judía israelí no tiene aptitudes para comunicarse en árabe, según cifras de Madrasa, entidad que promueve el árabe entre judíos israelíes, y que es la encargada de supervisar el programa en esta lengua en Jerusalén Oeste.

El plan consiste en que 50 estudiantes universitarios de habla árabe hagan de profesores cuatro horas por semana, a cambio de becas de estudio, informa el diario digital The Times of Israel.

Actualmente, el árabe no es una asignatura obligatoria en los centros escolares israelíes. Sí puede escogerse como materia optativa, pero son pocas las escuelas que ofrecen esta posibilidad.

Hasta hace poco, el idioma árabe era cooficial en Israel junto al hebreo, pero perdió esta categoría con la aprobación de la Ley de Estado Nación judío en 2018, y hoy solo tiene "estatus especial".

Esta polémica normativa afirma la identidad exclusivamente judía de Israel, limita a los judíos el derecho a la autodeterminación y los críticos denuncian que es discriminatoria contra la población árabe y otras minorías del país.

(c) Agencia EFE