Un clásico para todos los tiempos, Prochazka vence a Teixeira en la UFC 275 de forma dramática y con el arma del rival

·2  min de lectura

Antes de comenzar la pelea de título mundial en la UFC 275 entre el campeón de peso semipesado Glover Teixeira y Jiri Prochazka, todo giraba en torno a una idea de lo que podía ser este choque: que el retador necesitaba hacer todo lo que estuviera a su alcance para mantenerse alejado del suelo si quería convertirse en el nuevo rey.

Y, sin embargo, el gladiador de la República Checa no solo sobrevivió en el piso asalto tras asalto, sino que finalmente logró una sumisión vía rear naked choke en los últimos 30 segundos de la pelea para ganar el título de la categoría en lo que fue una de las mejores peleas de todos los tiempos.

“Fue una verdadera guerra’’, expresó Prochazka. “Glover es un verdadero guerrero. Y eso me gusta’’.

Prochazka tuvo momentos brillantes a lo largo del combate, mostrando su característico striking, innovador e impredecible, para castigar a Teixeira, pero el brasilero supo encontrar respuestas con sus takedowns y un groun and pound que solo alguien como el europeo podía aguantar.

Prueba de ello fue el el gran corte sobre el ojo izquierdo de Prochazka debido a los grandes golpes de Teixeira desde la posición dominante, pero cada vez que el campeón parecía haber tomado el control, el oponente encontraba una manera de salir del problema y volver a ponerse de pie.

Luego vino el asalto final. Con la pelea aparentemente en su bolsillo, Teixeira golpeó duro a Prochazca y estuvo en condiciones de rematarlo, pero quiso llevarlo al suelo una vez más y fue aprovechado por su rival para invertir la posición y hacerse del cuello expuesto hasta lograr el estrangulamiento para forzar el toque en el minuto 4:32.

“Lo di todo’’, dijo Teixeira. “Vive por la espada, muere por la espada. Me estaba golpeando con golpes al cuerpo que me quitaron un poco de gas. Estaba agotado, para ser honesto’’.

Una verdadera estrella en ascenso, la pelea contra Teixeira fue solo la tercera de Prochazka en la UFC, convirtiéndolo en uno de los más rápidos en la historia del UFC en ganar un título, pero ahora vendrá la parte dura de defender su reinado en las 205 libras.

Teixeira dijo después de la pelea que planeaba seguir peleando. La derrota rompió una racha de seis peleas para el hombre de 42 años, quien, a diferencia de Prochazka, tuvo que pasar por 21 guerras en el octágono para convertirse en campeón mundial.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.