Civilización o barbarie: la "monumental" labor de traducir el Facundo al chino

Daniel Gigena
·3  min de lectura

En simultáneo a la creciente presencia de la República Popular China en el mundo, aumentan en el gigante asiático las traducciones de libros escritos en español. De la Argentina, salieron ya en chino el Martín Fierro, de José Hernández, además de libros de Jorge Luis Borges (el autor hispanoamericano más leído en China), Manuel Puig y Julio Cortázar, y las tiras cómicas de Mafalda del maestro Quino, entre muchos otros títulos. Y para 2021 se estima la publicación de un clásico de la literatura del siglo XIX argentina: Facundo o civilización y barbarie en las pampas argentinas (1845), monumental ensayo biográfico de Domingo Faustino Sarmiento. A la luz de la "grieta" sociopolítica, ese libro arrojará sus claroscuros, ahora literalmente hasta la China.

En una nota de Marcela Fernández Vidal publicada en el número 29 de la revista argentina DangDai, que se puede leer en este enlace, anuncian que una editorial de Sichuan, Winshare, trabaja en la traducción del clásico sarmientino, que se publicará el año que viene. "Creo que la traducción del Facundo al mandarín corresponde a las crecientes interrelaciones chinas con todo el mundo, de modo que hay una intención oficial de tener traducidas las obras madre o fundamentales de cada cultura", dice Néstor Restivo, director periodístico de DangDai, primera revista de intercambio cultural Argentina-China. Además de Facundo, se están traduciendo dos novelas de Roberto Arlt, El juguete rabioso y Los lanzallamas, y Abbadón el exterminador, de Ernesto Sabato. Este año, Winshare publicó Los siete locos, de Arlt.

Shi Wei, la traductora, es decana del Departamento de Español y directora del Centro de Estudios de América Latina y fue elegida como encargada de volcar al mandarín la biografía de Juan Facundo Quiroga escrita por Sarmiento. Inició su tarea en 2016. "Varias veces tuve el impulso de abandonar la tarea, pues me llevó a una monumental labor de investigación que implicó consultar diccionarios, adquirir material informativo y estudiar mucho de historia, cultura, sociología, incluso geografía para poder entender el contenido; es un texto cuya característica es combinar todos estos conocimientos", refiere. Cualquiera que haya leído el Facundo no podrá sino darle la razón.

Como Borges, Cortázar o Mafalda, de Quino, "Facundo" (1845) se leerá en chino
Fuente: Archivo

Esta obra de Sarmiento es uno de los diez libros elegidos por el Ministerio de Cultura chino para el proyecto de traducciones de obras ideológicas y culturales representativas de América Latina. La edición llevará el prólogo que Carlos Altamirano escribió para la edición que Eudeba lanzó en 2011 en la Serie de los Dos Siglos. Uno de los sueños de la traductora, cuyo nombre españolizado es Marisol, consiste en obsequiar en persona un ejemplar del Facundo traducido al chino mandarín al Museo Histórico Sarmiento, que visitó en Buenos Aires.

Según Restivo, el pensamiento sobre cuestiones educativas de Sarmiento ejerce influencia en muchos profesores chinos. "Similar al de Borges sobre sus escritores o de la Patagonia sobre sus viajantes ensoñadores -compara-. Por ejemplo, el profesor Liu Jie, exdecano del Centro de Estudios Latinoamericanos y Caribeños de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sudoeste, se apasiona por el libro De la educación popular, resultado de las inspecciones de escuelas europeas que hizo Sarmiento entre 1845 y 1847". En China, los investigadores especializados en educación consideran que Sarmiento fue un vanguardista.