Civil armado captura a asesino hispano que protagonizó escape de “película”

Agencia EFE
·2  min de lectura

Atlanta (GA), 20 mar (EFE News).- Un asesino hispano que escapó de una prisión de Alabama tras arrastrarse por los conductos de ventilación y romper a patadas un muro fue capturado por un ciudadano que lo mantuvo retenido a punta de pistola mientras la policía llegaba, informaron este sábado las autoridades. Leo Santiago Chávez, de 20 años y quien enfrenta doble cadena perpetua por el asesinato de sus padres en 2017, fue sorprendido por un residente de Hanceville, Alabama, mientras caminaba a un lado de las vías del tren, dijo en una rueda de prensa el alguacil del condado de Cullman, Matt Gentry, “Aproximadamente 24 horas después del escape, el señor Lawrence Baker, un residente de Hanceville, vio a Chávez y lo detuvo a lado de las vías del tren”, indicó el comisario. De acuerdo con el informe oficial, con pistola en mano, Baker le preguntó si él era el prófugo que las autoridades buscaban y por el cual se ofrecía una recompensa de 10.000 dólares, a lo que Chávez asintió y le comentó que tenía frío.Chávez huyó de la cárcel del condado de Cullman, a unas 50 millas al norte de Birmingham, mientras esperaba su traslado al Departamento de Correccionales de Alabama, para comenzar con su condena de prisión por el crimen de sus padres, Adalberta Chavez Ruiz y Ricardo Santiago Gonzáles, a quienes asesinó cuando solo tenía 17 años.El joven hispano escapó de la prisión el jueves en la noche junto con otros presos luego de arrastrarse por los conductos de ventilación de la prisión y romper a punta de patadas un muro de ladrillos, en el que hicieron un hueco lo suficientemente grande para deslizarse y caer a una altura de dos pisos, en lo que las autoridades describieron como una “fuga de película”.Tres de los prófugos fueron detenidos poco después luego de que diversas agencias de Alabama, en conjunto con alguaciles federales, montaran una cacería humana para dar con los prisioneros, uno de los cuales quedó lesionado tras sufrir fracturas por la caída. El joven asesinó a balazos a sus padres en diciembre de 2017 y luego los envolvió en bolsas de basura y los lanzó en una tumba, según se reveló durante su juicio en el que fue hallado culpable de tres cargos de homicidio capital después de un juicio que se prolongó durante siete días.

(c) Agencia EFE